•   Saná  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente yemení, Alí Abdalá Saleh, objeto de una revuelta que pide su dimisión, afirmó este domingo estar dispuesto a aceptar una transición acorde con la iniciativa de las monarquías del Golfo pero a través de elecciones.

"Hemos hablado en varias ocasiones de una transición pacífica del poder, a través de las urnas", declaró Saleh, invitando a la oposición parlamentaria al diálogo con el vicepresidente Abd Rabo Mansur Hadi, encargado de negociar y firmar el plan del Golfo para resolver la crisis.

El presidente yemení siempre se ha negado a firmar él mismo el plan del Golfo, que prevé su dimisión a cambio de inmunidad, pese a haber reiterado su "compromiso" con esta iniciativa.

Era el primer discurso televisado de Saleh desde su inesperado regreso el viernes a Saná tras más de tres meses de ausencia para recibir atención médica en Arabia Saudita, donde había sido hospitalizado tras resultar herido en un ataque contra su palacio en Saná el 3 de junio pasado.

El plan del Golfo, elaborado de forma concertada con Estados Unidos y la Unión Europea, prevé, aparte de la dimisión de Saleh, que la oposición forme un gobierno de reconciliación.

Su aplicación debe desembocar en elecciones presidenciales anticipadas y garantizar una transición pacífica y democrática del poder.