•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy a las autoridades mexicanas una "investigación exhaustiva" del asesinato de la periodista María Elizabeth Macías y alertó sobre la "alarmante estrategia" para intimidar a los usuarios de las redes sociales.

La sección mexicana de AI condenó a través de un comunicado el homicidio de Macías, de 39 años, jefa de redacción del diario Primera Hora de la ciudad Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas y fronteriza con EU, y del que no informaron los medios de esa región.

La policía mexicana encontró el sábado el cadáver de la periodista, quien presuntamente fue asesinada por denunciar a las organizaciones criminales en las redes sociales.

En ese estado del noreste de México, uno de los más violentos del país, operan principalmente los cárteles de las drogas de Los Zetas y del Golfo.

Fortalecer seguridad para los periodistas
Amnistía pidió a las autoridades "llevar a los responsables ante la justicia" para que "no quede impune y se debilite aún más el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información en México".

Además, demandó asegurar "un clima en que los medios de comunicación tradicionales y los usuarios de las redes sociales puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión sin temor de ser asesinados u hostigados".

La organización recordó que junto al cuerpo había un mensaje que señalaba que la periodista fue asesinada en represalia por la denuncias que realizaba a través de las redes sociales sobre las actividades de los delincuentes en Nuevo Laredo.

Dicho mensaje "es una clara amenaza a los usuarios de las redes sociales en las regiones de mayor violencia en México", apuntó AI, que recordó que a mediados de este mes otras dos personas fueron halladas muertas en Nuevo Laredo con una advertencia muy similar.

"Estos tres homicidios parecen representar una alarmante estrategia para intimidar a los usuarios de las redes sociales para que dejen de comunicar información relacionada con la violencia", aseveró la agrupación defensora de los derechos humanos.

Ocho comunicadores asesinados hasta la fecha
El asesinato de al menos ocho comunicadores mexicanos este año revela "la grave vulnerabilidad de las personas que trabajan en los medios y la falta de impacto real de las medidas para prevenir y sancionar las agresiones contra los periodistas", añadió.

El periodista Manuel Fonseca Hernández, de sólo 17 años, se encuentra desaparecido desde hace 10 días, cuando salió de su domicilio en el municipio de Acayucan, en el oriental estado de Veracruz, para cubrir noticias relacionadas con la delincuencia.

Además, en ese mismo estado los periodistas Arturo Moreno, de la agencia gubernamental Notimex; Juan Carlos Alarcón, de la emisora MVS, y Jorge Flores, de W Radio, denunciaron el viernes pasado que fueron agredidos y retenidos ilegalmente por agentes policiales.

Con 80 periodistas asesinados desde 2000, de acuerdo con la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), México es el país más peligrosos del mundo para ejercer esta profesión.