•   Amnistía Internacional  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Amnistía Internacional (AI) consideró hoy que despenalizar el aborto es una tarea "urgente" para América Latina y el Caribe e instó a los gobiernos de la región a promover "planes concretos que aseguren el acceso a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y niñas".

En el Día por la Despenalización del Aborto, AI se unió a una campaña regional con el lema de "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir", que considera que "restringir el acceso a los derechos sexuales y reproductivos viola los derechos humanos de mujeres y niñas".

"Es vergonzoso que en una región donde la gran mayoría de países son Estados parte de la Convención de Belem do Pará (Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer), cuando una mujer o niña queda embarazada a consecuencia de una violación, el Estado la obligue a continuar con el embarazo", expresó a AI en un comunicado difundido en Buenos Aires.

En opinión de la organización, "forzar a una mujer o niña violada a continuar con un embarazo es cruel, inhumano y degradante". "Algunas mujeres y niñas, antes de enfrentarse a ser obligadas a seguir con un embarazo, intentan suicidarse. En ocasiones toman otras medidas desesperadas e intentan practicarse un aborto a sí mismas. Es así como cientos de abortos ilegales e inseguros ocurren cada día, y mujeres y niñas sufren serias consecuencias, que incluso llegan a significar la pérdida de su vida", agrega el comunicado.

AI admite que algunos países latinoamericanos y caribeños "han reconocido que cuando el acceso al aborto seguro y legal se prohíbe o se restringe, se están violando los derechos de las mujeres y niñas", pero "a pesar de estos avances, la triste realidad en la región es que todavía existen leyes que castigan el aborto".

"Aunque en la mayoría de los países está permitido en ciertas circunstancias, con frecuencia esta legislación no se cumple en la práctica, lo que conlleva graves consecuencias", denuncia el comunicado.

Por eso, la organización insta a los Gobiernos a cumplir con sus obligaciones internacionales y "a tomar medidas que garanticen el acceso de mujeres y niñas a sus derechos, despenalizando el aborto y promoviendo planes de educación sexual y acceso a servicios de información y planificación familiar, haciendo realidad que todas las mujeres decidan de manera libre e informada sobre cuándo desean tener hijos y cuántos, sin coacción o discriminación".

En Argentina el aborto únicamente está despenalizado en casos de peligro para la vida o la salud de la madre, violación o abuso a una mujer discapacitada, pero el Parlamento comenzó a debatir a fines de 2010 varios proyectos de ley para legalizar esta práctica en un país en el que el 40 por ciento de los embarazos son interrumpidos de manera ilegal, según datos de organizaciones humanitarias.

Según estas entidades, cada dos días se produce la muerte de una mujer en Argentina como consecuencia de un aborto clandestino.  Se calcula que 460.000 abortos clandestinos se practican anualmente en el país.