•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Activistas anticorrupción repartieron este miércoles escobas verdes y amarillas entre los legisladores brasileños y los invitaron a que "limpien" el Congreso de prácticas turbias, durante una manifestación en Brasilia.

Más de un centenar de manifestantes, que se reivindican como una organización sin bandera partidista surgida de las redes sociales, se congregaron en las afueras del Congreso para distribuir el nuevo símbolo de la anticorrupción en Brasil.

"Llegó la hora del cambio, llegó la hora de hacer la diferencia con la ayuda de las redes sociales. Queremos que escuchen nuestros reclamos contra la corrupción y nos ayuden", declaró Joyce Matías, empleada de una tienda de cosméticos.

La protesta, que reclama el fin del voto secreto en el Parlamento, comenzó la noche del martes con la "siembra" de escobas verdes y amarillas en frente de la sede legislativa, y concluyó con su entrega a los legisladores.

Hace 15 días, la célebre playa de Copacabana, en Rio de Janeiro, también fue adornada con 594 escobas verdes y amarillas, en alusión a los colores de la bandera de Brasil y la cifra de legisladores del país.

"Queremos que el Congreso se involucre en la lucha del pueblo brasileño por el fin de la corrupción", dijo Antonio Costa, presidente del movimiento Rio de Paz y organizador del acto.

Este nuevo movimiento anticorrupción surgió en rechazo a los escándalos que precipitaron la renuncia de cuatro ministros en los nueve meses de gobierno de la presidenta Dilma Rousseff.

El repudio se amplió al Congreso después de que fuera absuelta una diputada que fue filmada cuando recibía dinero de un político acusado de corrupción.

"Esta manifestación es muy importante. La corrupción es grave en Brasil, como en todos los lugares del mundo, pero lo que aquí no puede haber es impunidad", señaló el diputado José Reguffe.