•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de México rechazó este jueves que organizaciones paramilitares operen en el país tras la aparición del grupo los "Matazetas", que anunció que perseguirá a muerte al cártel de Los Zetas y que, según la oposición, es prueba de la irrupción de ejércitos privados contra el crimen.

"No existe ningún indicio de que exista este tipo de fenómeno de grupos paramilitares" en México, dijo la portavoz del gobierno en temas de seguridad, Alejandra Sota, en una conferencia de prensa conjunta con el director de la Oficina de la ONU Contra la Droga y el Delito (UNODC), el ruso Yury Fedotov.

Este es el segundo pronunciamiento que el gobierno federal mexicano hace sobre presuntos grupos armados al margen de la ley luego de que el pasado lunes la secretaría de Gobernación (Interior) condenara la difusión de un video en internet de los llamados "Matazetas".

En la grabación, varios hombres encapuchados anuncian que perseguirán a muerte al cártel de Los Zetas, formado hace dos décadas por ex militares, para proteger a la población e incluso se disculpan por la matanza de 49 personas la semana pasada en los suburbios del puerto de Veracruz (este).

"No existen elementos para que este grupo (de los "Matazetas") pueda denominarse paramilitar. Son grupos criminales y, por lo tanto, deben ser combatidos como cualquier grupo criminal", afirmó Sota

La aparición pública de los "Matazetas" generó que políticos de la oposición denunciaran que el gobierno está permitiendo que surjan ejércitos privados para perseguir delincuentes, como ocurrió en Colombia.

El senador Pablo Gómez, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática, demandó que el gobierno federal dé un informe detallado sobre la posible actuación de paramilitares en México porque, dijo, "las ejecuciones extrajudiciales llevan siempre al empeoramiento de la violencia".

Ricardo Monreal, del izquierdista Partido del Trabajo, sostuvo de su lado que desde hace tres años hay pruebas "de grupos de exterminio" en México, de los que algunos estarían ligados al narcotráfico y otros a empresarios desesperados por las consecuencias del recrudecimiento de la violencia.

El miércoles Sota anunció que el gobierno federal reforzará la seguridad en el estado de Veracruz (este), sobre el Golfo de México, enviando más efectivos militares y policiales, sin precisar el número.

Veracruz, donde presuntamente actúan los "Matazetas", se ha visto duramente golepado en los últimos meses por una ola de violencia atribuida al narcotráfico y Los Zetas son señalados como los principales responsables.

Esta organización, que fue el brazo armado del cartel del Golfo, con el que ahora libra una sangrienta pugna, actúa principalmente en el estado de Tamulipas (noreste), que limita con al sur Veracruz y al noroeste con Nuevo León (norte).

Los Zetas son acusados de crímenes como el incendio de un casino de Monterrey, capital de Nuevo León, que dejó 52 muertos en agosto pasado, y la matanza en 2010 de 72 inmigrantes de cinco países en un rancho de Tamaulipas a 160 km de la frontera con Estados Unidos.

La ola de violencia ligada a las pugnas entre los cárteles y operativos de las fuerzas federales suma más de 41.000 muertos desde diciembre de 2006, cuando el gobierno inició el despliegue de más de 50.000 militares para combatir al crimen organizado.