•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los estudiantes chilenos opinaron hoy que el proyecto de presupuestos del Gobierno para 2012 mantendrá el sistema educativo actual, y adelantaron las propuestas para avanzar hacia la gratuidad que presentarán en su próxima reunión con el Ejecutivo, el día 5 de octubre.

El documento en que están trabajando propone tres alternativas para financiar la gratuidad: realizar una reforma tributaria, reducir el gasto de las Fuerzas Armadas y renacionalizar el cobre, el principal producto de exportación chileno, según adelantó hoy el líder estudiantil Sebastián Farfán.

En tanto, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, entregará en la tarde de este viernes al presidente de la Cámara de Diputados, Patricio Melero, el proyecto de ley de presupuestos para 2012, presentado ayer por el presidente, Sebastián Piñera.

El presupuesto asciende a 60.000 millones de dólares, de los cuales 11.650 millones se destinarán a educación, con un aumento del 7,2 % respecto a este año.

Durante un acto público, Larraín especificó hoy que el aumento en el gasto público total asciende a 3.040 millones de dólares, y de ese incremento, un 25,7 %, equivalente a 781 millones, lo absorberá la partida de educación.

En el caso de la educación superior, las cuentas públicas prevén becas garantizadas para el 40 % de la población, correspondiente a los grupos más pobres del país, y una combinación de becas y créditos para el 20 % que le sigue.

También incluyen recursos para financiar dos proyectos que están en tramitación en el Congreso y que buscan la rebaja del interés del crédito con aval del Estado, desde el 6 hasta el 2 %, y la renegociación de los préstamos universitarios de unos 110.000 alumnos morosos.

Los estudiantes chilenos deben recurrir a esos préstamos y asumir grandes deudas para poder financiar sus estudios, y con las movilizaciones que mantienen desde hace cuatro meses buscan una reforma estructural que les asegure una educación pública, gratuita y de calidad.

Para Sebastián Farfán, secretario general de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Valparaíso, el presupuesto no está enfocado a realizar un cambio en el sistema educativo, impuesto durante la dictadura de Augusto Pinochet.

"Va a haber una fuerte inyección de recursos, pero para seguir financiando directamente a la banca. (...) El Gobierno mantiene la lógica de mantener a los estudiantes endeudados, pero simplemente bajando un poco los créditos", denunció Farfán.

"Van a ir básicamente a mantener el mismo sistema", añadió, en declaraciones que recoge la edición digital de El Mercurio

En tanto, un grupo de parlamentarios opositores criticaron que el presidente tildara de "histórico" el presupuesto de educación y aseguraron que durante los cuatro años de Gobierno de Michelle Bachelet (2006-2010) esa partida creció cerca de un 13 % real como promedio anual.

El senador Jaime Quintana, del Partido por la Democracia, recalcó además que el aumento del 7,2 % fue incluso menor que el presupuesto presentado por el Ejecutivo de Piñera para 2011 y que tuvo una expansión del 7,6 %.

La discusión en el Congreso del proyecto de ley de Presupuestos se desarrollará de forma paralela al diálogo entre Gobierno y estudiantes, que se reunirán el próximo miércoles en una primera mesa de trabajo que versará sobre la gratuidad en la educación.

Esa es una de las principales demandas de los jóvenes, pero hasta ahora, el Gobierno de Sebastián Piñera ha visto con recelo avanzar hacia la gratuidad total y argumenta que no sería justo que quienes pueden pagar por la educación no lo hagan.

Esa misma idea defendió el ministro Larraín en una entrevista con el programa Medianoche, de Televisión Nacional.

"No puede haber educación gratis para todos, no es justo y no tenemos los recursos", remarcó.