•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, estimó que la ampliación de las competencias del fondo europeo de rescate (FEEF) es "una señal muy buena" para la región y consideró positivo el proyecto de crear una nueva comunidad de países latinoamericanos y caribeños.

"Lo que ocurrió ayer (jueves) fue una señal muy buena (...) es una gran noticia", sostuvo Insulza en una conferencia de prensa en Montevideo. "Y creo que finalmente nuestros países van a sacar buenas consecuencias de eso", añadió.

La ampliación de las competencias del FEEF fue ratificada el jueves por el Parlamento alemán. En total, 11 de los 17 países de la eurozona ya lo han hecho. Se prevé las ratificaciones de los demás países en los próximos días o semanas.

El responsable de la Organización de Estados Americanos (OEA) -que se reunió el viernes con autoridades uruguayas en el marco de una visita oficial al país- estimó por otra parte positivo el proyecto de crear una nueva comunidad de países latinoamericanos y caribeños en la región, aunque "hablar de una OEA sin Estados Unidos es un error".

"Siempre ha habido una cierta disposición -antes era puramente latinoamericana, hoy se incorpora el caribe anglófono- en esta idea de tener algun tipo de foro, de comunidad en la cual se puedan discutir los problemas de aquella parte del mundo en desarrollo que esta en América, sin perjuicio de entenderse bien con la otra también", indicó.

"Nosotros nos abocamos a temas hemisféricos y que efectivamente afectan al conjunto de la región, pero me parece bien que haya una entidad en la cual tengan un diálogo permanente los países en desarrollo de la región", añadió.

"Creo que hablar de una OEA sin Estados Unidos es un error, esa ciertamente no es la idea, sino más bien (es) un referente en el cual esten los países en desarrollo de la región", sostuvo.

"A veces son muchas (organizaciones) y eso hace que se vea desordenado pero creo que es una buena cosa que eso ocurra", concluyó.

En diciembre está prevista una cumbre en la que nacerá la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), impulsada por el presidente venezolano Hugo Chávez y que busca ser un nuevo organismo de integración regional semejante a la OEA pero sin la presencia de Estados Unidos y Canadá.