•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Unas 700 viviendas fueron declaradas inhabitables en el municipio de Cuilapa (Santa Ros), en el sureste de Guatemala, que está bajo un estado de calamidad pública debido a una cadena de sismos que afectan la zona desde hace 4 meses y que han dejado un muerto, informó hoy una fuente oficial.

Una evaluación de expertos determinó que las 700 casas ya no pueden ser habitadas debido a los daños que sufrieron, aseguró hoy a Acan-Efe Renato Echeverría, delegado de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) en el departamento de Santa Rosa.

El funcionario explicó que las viviendas, la mayoría construidas de adobe, están ubicadas en el municipio de Cuilapa, que ha sido el más afectados por la cadena de sismos que desde hace 4 meses provoca la falla de Jalpatagua.

Los temblores de mayor magnitud ocurrieron el pasado 19 de septiembre, cuando falleció una mujer y resultaron heridas sus dos hijas, a una de las cuales los médicos le amputaron sus dos piernas, recordó el funcionario.

También aclaró que los sismos sólo causaron un muerto y que no hubo tres desaparecidos como informaron las autoridades de protección civil después de los fuertes temblores del 19 de septiembre.

Echeverría dijo que ya terminaron de evaluar el 90 % de la residencias y que al concluir este proceso la cifra se podría incrementar a unas 720.

Añadió que para poder demoler las viviendas tendrán que contar primero con un permiso de los propietarios.

El funcionario comentó que no tienen recursos y que la maquinaria de las municipalidades de la capital y Cuilapa están colaborando con la Conred con el retiro de los escombros que han quedado en las calles.

El delegado de la Conred también aseguró que la situación en el departamento de Santa Rosa, a unos 60 kilómetros al sureste de la capital "está bastante tranquila".

"Varias familias que estaban en los albergues ya comenzaron a regresar a sus casas luego de ser evaluadas y determinar que no representan ningún peligro", anotó.

De acuerdo con la Conred, más de 1.900 personas buscaron refugio en los albergues debido a los constantes temblores.

Desde la semana pasada, el gobierno declaró a Santa Rosa en estado de calamidad pública con el propósito de dar asistencia a los damnificados por los sismos.