•   El Cairo / EFE  |
  •  |
  •  |

Al menos once personas murieron ayer por disparos de las fuerzas del régimen sirio en diversas zonas del país en una nueva jornada de represión, informaron a EFE grupos de la oposición y de defensa de los derechos humanos.

Según el portavoz de los Comités de Coordinación Local, Hozan Ibrahim, cuatro jóvenes, dos de ellos hermanos, perdieron la vida tiroteados por agentes de seguridad en el barrio de Al Qadam, en el sur de Damasco.

El activista denunció que los policías irrumpieron en el área con disparos indiscriminados pese a que no se celebraba en aquel momento ninguna manifestación ni otra actividad de protesta.

Además, reveló que una mujer y dos niños resultaron heridos por disparos de francotiradores del régimen sirio en un barrio del sur de la localidad de Telbisa, ubicada en Homs y sometida a un toque de queda. En esta misma ciudad, otro civil perdió la vida en una operación de asalto similar de las fuerzas del régimen.

Igualmente, otros dos hombres perecieron en la aldea Kafarzita, en los alrededores rurales de la ciudad de Hama (centro), y en la provincia norteña de Idleb, mientras que un tercero en la localidad de Harasta, cerca de Damasco, tras ser herido en un ataque de las fuerzas de seguridad.

Ibrahim admitió que su organización desconoce la situación real en la ciudad de Al Rastan, cercana a Homs, que desde hace cinco días es escenario de una amplia campaña militar por la presencia de carros blindados, y donde las comunicaciones están cortadas desde hace más de 48 horas.

Sin embargo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos aseguró este sábado que tres civiles habrían perdido la vida esta madrugada en esa localidad en una operación del Ejército contra soldados desertores. El viernes, al menos 23 personas murieron en Siria y varias resultaron heridas por disparos de las fuerzas de seguridad en una nueva jornada de protestas contra el régimen de Bachar al Asad.