•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los árboles y bosques situados dentro y alrededor de las ciudades requieren políticas e inversiones para fortalecer el medio ambiente en un mundo cada vez más urbanizado, solicitó este lunes la FAO junto con la Asociación de Colaboración en Materia de Bosques (ACMB).

El pedido fue lanzado con ocasión del Día Mundial del Hábitat con el fin de dar un nuevo enfoque a la gestión y el mantenimiento de los bosques urbanos y periurbanos.

"Además de mejorar la calidad de los ambientes urbanos, los bosques en las ciudades pueden también mitigar los impactos de eventos meteorológicos graves", sostiene un comunicado divulgado en Roma por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

"La aceleración del nivel de las perturbaciones de la naturaleza que afectan a las ciudades -como tormentas, sequías, inundaciones o corrimientos de tierras- nos recuerdan que es de extrema importancia tener capacidad de resistencia ante los desastres y que los árboles desempeñan un papel importante para proteger el ambiente de las ciudades", señaló Eduardo Rojas-Briales, director adjunto de la FAO para bosques.

La entidad recuerda que los árboles y bosques en las ciudades ofrecen a los residentes urbanos valores recreacionales y ecológicos muy necesarios, entre ellos la realización de excursiones en la naturaleza.

Los bosques urbanos también pueden servir de laboratorio vivo para la educación ambiental en las ciudades, ayudando a reducir la brecha entre la población urbana y los bosques.

La FAO ayuda a desarrollar directrices para los responsables de las políticas y de la toma de decisiones sobre silvicultura urbana y periurbana, con el objetivo de promover políticas sólidas y destacar las buenas prácticas.

"A menudo la falta de claridad sobre quienes son responsables de los diferentes aspectos de los bosques urbanos, la ausencia de políticas y de legislación, así como la carencia de una información completa, dificultan los enfoques integrales a la silvicultura urbana", señaló Cecil Konijnendijk, coordinador adjunto de un grupo de investigación sobre la silvicultura urbana.

Las directrices serán publicadas en julio de 2012.