•   ROMA / EFE  |
  •  |
  •  |

La Corte de Apelación de Perugia, (centro de Italia), absolvió ayer a la estadounidense Amanda Knox por el asesinato en noviembre de 2007 de la joven británica Meredith Kercher, estudiante del programa de intercambio universitario “Erasmus”.

Tras una última vista del proceso y de cerca de diez horas de deliberación a puerta cerrada, la Corte dispuso, además, la absolución del italiano Raffaele Sollecito, compañero sentimental de Knox en la época, por no “existir” y “no haber cometido” los hechos que a ambos se les imputaban.

La Fiscalía de Perugia había solicitado el pasado 24 de septiembre la cadena perpetua para Knox y Sollecito, quienes habían sido condenados en diciembre de 2009 en primera instancia a 26 y 25 años de prisión, respectivamente
El Tribunal de segunda instancia dispuso además la “inmediata liberación” para Knox y Sollecito, quienes llevaban recluidos en sendas prisiones italianas desde hace unos cuatro años y que a su salida del Palacio de Justicia fueron abucheados por una multitud que gritaba “vergüenza, vergüenza”.

Calumnió a congoleño
Este tiempo pasado en la cárcel es el que permite además que la estadounidense, quien se derrumbó en el Palacio de Justicia al escuchar la absolución, tenga ya cumplida la condena a 3 años contra ella dictada por la Corte de Apelación por calumnias a Patrick Lumumba, un músico congoleño a quien Knox implicó en los hechos y fue investigado, pero finalmente quedó libre de cargos.

El marfileño Rudy Guede fue condenado por el asesinato de Meredith  Kercher a 16 años de cárcel con una sentencia en firme en diciembre de 2010. Guede fue sentenciado en primera instancia en octubre de 2008 a 30 años de prisión y en segundo grado a la pena que posteriormente sería ratificada como definitiva.

Guede fue el primero, y ahora el único, en ser condenado por la muerte de la británica, tras llegar a un acuerdo de pedir un juicio por la vía rápida, decisión que motivó que su caso se separara del juicio general a Knox y Sollecito y cuya situación queda ahora entre interrogantes al resultar absueltos sus supuestos cómplices del crimen.

La Fiscalía acusaba a Knox, Sollecito y Guede de ser los responsables del asesinato de la estudiante británica, hallada muerta media desnuda y apuñalada en el cuello en noviembre de 2007 en la casa de Perugia que compartía con la estadounidense y otras dos estudiantes italianas.

La reconstrucción de los hechos realizada por los fiscales, establecía que la joven británica no quería participar en un “juego sexual”, por lo que supuestamente Guede violó a Meredith, mientras que Knox la apuñaló, al tiempo que Sollecito la sostenía.

El cuerpo de Kercher, que tenía 21 años cuando se produjeron los hechos, fue hallado con “una profunda lesión en la región lateral anterior izquierda y lateral derecha del cuello, de arma de punta y de corte”, según el sumario del caso.