•   Mogadiscio  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EU condenó hoy el "despreciable y cobarde" atentado suicida que mató a 82 personas en Mogadiscio y remarcó que sus autores, las milicias islamistas de Al Shabab, "no tienen nada que ofrecer al pueblo de Somalia excepto muerte y destrucción".

El atentado, perpetrado este martes contra oficinas y ministerios gubernamentales en Mogadiscio, la capital somalí, "se cobró la vida de decenas de civiles inocentes, incluyendo estudiantes que estaban haciendo un examen con la esperanza de recibir una beca para estudiar en el extranjero", subrayó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado.

La mayoría de los 82 muertos son estudiantes que habían acudido al complejo atacado, donde tienen sus oficinas tres ministerios del Gobierno Federal de Transición de Somalia (TFG, por su sigla en inglés), a examinarse o a cursos que se imparten en estos edificios.

Miembros de la Administración somalí también perdieron la vida y hay además más de 50 heridos, informaron a Efe fuentes de los servicios de emergencia.

"Este ataque sin sentido pone de relieve la continua necesidad para la comunidad internacional de apoyar los esfuerzos de la Misión de la Unión Africana en Somalia y del Gobierno Federal de Transición", sostuvo el portavoz del presidente Barack OBama.

Al Shabab "ha mostrado su absoluto desprecio por la vida y la dignidad humana mediante ataques terroristas, tratando brutalmente al pueblo somalí y perturbando la llegada de ayuda humanitaria a millones que la necesitan", denunció luego.

También recordó que las Naciones Unidas ha alertado de que 750.000 somalís podrían perder la vida este año como consecuencia de la hambruna que afecta al país, la más grave en décadas, si no reciben la ayuda humanitaria que necesitan.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también condenó hoy el atentado suicida y lo calificó de "horrendo" e "incomprensible".

Mientras, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, declaró en su rueda de prensa diaria que este atentado "afianza aún más la reputación terrorista" de Al Shabab y es "un indicio más del total desprecio por la vida humana" de esa milicia.

"El mundo necesita saber que es Al Shabab el que tiene la responsabilidad de que no podamos llegar (con la ayuda humanitaria) a todas las personas que la necesitan", señaló Nuland, en la misma línea que Carney.