•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

El expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez, fallecido en diciembre en Miami, recibió ayer  jueves el último adiós en Caracas, donde miles de seguidores se congregaron para asistir al entierro del hombre contra quien Hugo Chávez lideró un fallido golpe de Estado en 1992.

En una inusual congregación de la oposición venezolana en las calles de la capital venezolana, los adherentes acompañaron a pie el carro fúnebre que salió de la sede donde el ex mandatario (1974-1979 y 1989-1993) celebró en vida sus victorias electorales con su partido Acción Democrática (AD), con destino la iglesia de Chiquinquirá.

“¡Volveremos, volveremos!”, corearon los simpatizantes de Pérez, que murió el pasado 25 de diciembre en el exilio en Miami a los 88 años.

Sus restos no pudieron ser repatriados hasta el pasado martes debido a una disputa legal entre su esposa, Blanca Rodríguez, afincada en Venezuela, y su compañera, Cecilia Matos, residente en Miami, solventada finalmente en agosto.

La familia de Pérez rechazó solicitar al gobierno de Chávez un funeral con honores oficiales, pero durante dos días organizó junto a AD un homenaje público que finalizó ayer jueves con el entierro en un cementerio de la capital, donde también descansa Rómulo Betancourt (1959-1964), su mentor y padre de la democracia moderna en Venezuela.

“Claro que se merecía un funeral de Estado, pero no lo íbamos a aceptar porque en esos actos hay mucha hipocresía”, explicó a la AFP Jorge Ramos Guerra, gobernador del Estado de Lara (oeste) durante el segundo mandato de Pérez.

“Pero esto es como un funeral de Estado”, afirmó ante la iglesia donde unas 2.000 personas asistieron a la misa fúnebre, que se convirtió en lugar de reencuentro de ex dirigentes de AD, una de las dos formaciones que ostentó el poder en la segunda mitad del siglo XX hasta la llegada de Chávez, en 1999.

Alaban su alma demócrata
Muchos de los simpatizantes recordaron los tiempos en que Pérez gobernó el país, admitiendo sus “errores” pero alabando su “alma de demócrata”. “Con Pérez no había inseguridad, había respeto a la propiedad privada, empleo”, defendió en declaraciones a la AFP Fani Batista, emocionada tras el oficio religioso.

La misa fue oficiada por el padre Luis Ugalde, una figura a menudo crítica con el gobierno de Chávez que hizo un llamamiento a las nuevas generaciones a “educarse en política” y defender la democracia en Venezuela.

Los líderes de AD llamaron por su parte a la unidad para enfrentar a Chávez en las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012.

“Así como cargamos el ataúd con los restos de Pérez, nos sintamos también animados a llevar adelante el peso de la responsabilidad de transformar la democracia en Venezuela”, arengó el alcalde metropolitano de Caracas y precandidato presidencial, Antonio Ledezma.

“Vimos un parque jurásico”, Chávez
Pero Chávez, en el poder desde hace 12 años y con una cuota de popularidad superior a 50%, según las últimas encuestas, se mostró tajante frente a sus adversarios.

“Vimos a un parque jurásico de políticos usando el cadáver de Carlos Andrés Pérez. ¡Qué bueno! Gracias a Dios ya lo enterraron”, exclamó el mandatario, en tratamiento por un cáncer que le fue diagnosticado el pasado junio.

“El que no conoce la realidad de Venezuela podría pensar que era un paraíso en ese tiempo. Venezuela era una catástrofe cuando ellos gobernaron”, comentó.