•   MÉXICO / AFP  |
  •  |
  •  |

La Marina de guerra de México presentó ayer viernes a ocho integrantes del grupo de los “matazetas” que, dijo, están implicados con decenas de asesinatos en el estado de Veracruz, en un primer golpe a este grupo armado clandestino que había anunciado una campaña a muerte contra el cártel de Los Zetas.

Entre un total de 20 “detenidos hay ocho integrantes del cártel de Jalisco Nueva Generación”, que habrían conformado los “matazetas”, informó a la prensa el contraalmirante José Luis Vergara, vocero de la Marina. Los otros doce detenidos son miembros de Los Zetas.

Las capturas son las primeras que se producen después que la Marina Armada asumiera el miércoles el mando de una operación lanzada por el gobierno federal para controlar el orden público en Veracruz. Una campaña similar fue anunciada también para el estado de Guerrero (sur), que alberga el balneario de Acapulco.

El operativo en Veracruz fue lanzado tras el asesinato de 35 personas cuyos cadáveres fueron dejados el 20 de septiembre en dos camionetas en una concurrida vía de la zona metropolitana del puerto de Veracruz, sobre el Golfo de México, añadió el oficial.

“Es lamentable la violencia en Veracruz. Sin embargo, Marina dio gran golpe al capturar tanto a miembros de ‘Zetas’, como de los “matazetas””, dijo de su lado el presidente, Felipe Calderón, en un mensaje a través de su cuenta de Twitter.

Casas de seguridad llenas de cadáveres
El contraalmirante Vergara explicó que los ocho integrantes de los “matazetas” detenidos revelaron además la ubicación de “tres casas de seguridad en donde se hallaron los 32 cuerpos humanos abandonados” el jueves.

Uno de los “matazetas” capturados es Alfredo Carmona Aranda, alias “El Capi”, que según la Marina es el jefe de la célula de delincuentes.

En tanto entre los Zetas detenidos se encontraba el considerado responsable de ese cártel en Veracruz, Aquiles Armando Cruz.

El grupo de los “matazetas” apareció a comienzos de septiembre con un video en internet en que se presentaba como aliado de las autoridades, anunciaba que perseguiría a muerte al cártel de Los Zetas para proteger a la población y reivindicaba algunos de los crímenes cometidos en el puerto de Veracruz.

De inmediato, el gobierno federal respondió asegurando que los “matazetas” no podían considerarse un grupo paramilitar y que no se permitirían acciones de justicia por mano propia.

“No habrá acción ni propaganda criminal que repliegue la acción del Estado en contra de criminales”, ratificó este viernes Vergara.

El Cártel de Jalisco Nueva Generación, al que el gobierno acusa de estar detrás de los “matazetas”, es un grupo que hasta ahora operaba en el oeste de México y al que se considera aliado del Cártel de Sinaloa, del capo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Según reveló el martes la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, la organización de “El Chapo” Guzmán se habría aliado con los cáteles del Golfo y La Familia Michoacana para combatir el creciente poderío e influencia de Los Zetas.

Esta organización criminal, creada en los años 90 por militares que desertaron para trabajar con el narcotráfico, es responsabilizada de cruentas matanzas cometidas en el marco de la violencia desatada en México tras el inicio de los operativos antidroga que el gobierno lanzó en 2006, a la que se atribuyen más de 41.000 muertos.