•   Caracas / EFE  |
  •  |
  •  |

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció ayer que dentro de unas semanas viajará a Cuba para practicarse nuevos exámenes médicos y “confirmar” que ya no tiene células cancerosas en su organismo.

“Dentro de unas semanas tengo que ir a Cuba otra vez, vamos a hacernos los exámenes otra vez completicos para, estoy seguro, confirmar lo que creemos y lo que hasta ahora es, pues lo que ha ocurrido es que en todos los exámenes que me han hecho no hay células malignas en mi organismo”, dijo Chávez.

El mandatario aseguró, durante un acto de registro de movimientos aliados a su gestión de cara a los sufragios de 2012 transmitido por Venezolana de Televisión (VTV), que se sentía muy bien y que cuando inicie la campaña electoral estará “repotenciado”.

Aunque no especificó cuándo realizará el viaje a Cuba, el mandatario reiteró que los exámenes médicos a los que se someterá servirán para verificar su buen estado de salud tras haber culminado los ciclos de quimioterapia.

Chávez, encabeza cómodamente las encuestas cuando falta un año para las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, animado por la percepción de la población de su gestión, el manejo de su enfermedad y la falta de respuesta de la oposición.

Las encuestadoras Hinterlaces, Datanalisis y GISXXI publicaron esta semana diversos sondeos que coinciden en que la aprobación a la gestión de Chávez se sitúa entre el 58 y el 61,4%, mientras la oposición está a entre 10 y 35 puntos del gobernante dependiendo del tipo de medición que se haga.

Aunque todos coinciden en que los datos no son concluyentes para determinar el resultado de los comicios de octubre de 2012, las encuestadoras señalan que Chávez ha mejorado considerablemente en los sondeos desde las elecciones parlamentarias de septiembre del año pasado y que su enfermedad potenció esa tendencia.

Los resultados son, consideran los expertos, una constatación de que la política comunicativa del Gobierno alrededor de la enfermedad y el mensaje de un Chávez encarando la adversidad ha funcionado y que la oposición a estas alturas no sabe cómo enjugar el discurso oficial.

“El presidente en el último año, desde el final de las Parlamentarias, desde septiembre de 2010, hasta septiembre de 2011 sube 14 puntos en valoración positiva de gestión”, indicó a EFE el presidente de la encuestadora Hinterlaces, Oscar Schemel.

El analista destacó que esa subida se produce a pesar de que “entre 6 y 7 venezolanos de cada 10 está insatisfechos o desaprueban la labor del Gobierno” en aspectos como inseguridad, costo de la vida o desabastecimiento.

“Es increíble que en medio del descontento, 6 de cada 10 venezolanos opinen que el presidente lo esté haciendo bien o muy bien”, señaló al destacar que hay “una estrategia eficaz desde el lado oficialista”, pero también una ausencia de respuesta de la oposición.

Para Schemel, los resultados demuestran que no basta con canalizar el descontento contra el presidente sino que hace falta también presentar a la población una propuesta alternativa.

De esa misma opinión es el exministro de Chávez Jesse Chacón, Director de la encuestadora GIS-XXI, que da al mandatario un 61,4% de apoyo a su gestión, la más alta desde que ganó las elecciones en presidenciales de 2006, y una intención de voto actual del 58%, frente al 26% que, dice, suman todos los candidatos opositores juntos.

“Esta etapa desde que el presidente anunció la enfermedad a hoy ha sido un éxito para la política comunicacional diseñada sea por el presidente o el Gobierno y un total fracaso para lo que planificó la oposición”, declaró a EFE el analista.

Chacón puntualizó que “no es cierto que únicamente el ascenso de él es producto del hecho de la enfermedad”, pero sí “que en el momento en que él anuncia la enfermedad entra un tema que conecta desde lo humano”.

Según datos de GIS-XXI, desde febrero de 2010, cuando Chávez llega a un punto mínimo de popularidad de 37,7% como consecuencia de la crisis eléctrica en el país hasta junio de este año, el presidente ganó 16,8 puntos, con una vuelta a asumir protagonismo en asuntos sociales. “El gran problema es que todo está basado en un anti-Chávez pero no hay un candidato que capitalice por él”, explicó.

No obstante, subrayó que en Venezuela la gente va tomando posición definitiva ante un evento electoral alrededor a falta de cuatro o cinco meses para la fecha, y antes “puede haber mucha fluctuación”.