•   Naciones Unidas, Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy a la comunidad internacional que dedique más inversiones para tratar eficazmente y prevenir las enfermedades mentales y animó a los líderes mundiales a que no permitan que la crisis económica contribuya a aumentar el impacto de esos males.

"Con la crisis económica mundial y las medidas de austeridad que se asocian a ella, aumentan los riesgos de una mala salud mental en todo el planeta", alertó Ban en su mensaje con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, en el que subrayó que "no hay salud sin salud mental".

El máximo responsable de la ONU lamentó que "los recursos que los Gobiernos y la sociedad civil dedican a la salud mental son habitualmente demasiado escasos, tanto en términos humanos como financieros", algo que es "inadecuado" y que debe cambiar para evitar que algunos países sigan disponiendo de "menos de un especialista de salud mental por cada millón de habitantes".

"No podemos esperar que mejoren las estadísticas de salud mental a no ser que se aumente el apoyo financiero para promover esa salud y proveer los servicios adecuados para quienes los necesiten", dijo Ban, quien animó a que se encuentre "el lugar adecuado" para las enfermedades mentales "en la agenda mundial de la salud".

El secretario general aseguró que las enfermedades mentales "se pueden tratar con eficacia, porque se tiene el conocimiento y se están aplicando medidas de prevención y tratamiento factibles, asequibles y que logran la eficiencia de costes", por lo que animó a la comunidad internacional a trabajar en ese sentido.

Ban lamentó que en numerosos lugares "los individuos que sufren problemas mentales y sus familias siguen estigmatizados y discriminados", algo que "los priva de sus derechos políticos y civiles, y que limita su capacidad para participar en la vida pública de sus sociedades".