•  |
  •  |

ESTOCOLMO / AFP

Dos estadounidenses ganaron el Nobel de Economía 2011 este lunes por investigaciones de macroeconomía que podrían contribuir a dar respuestas a la crisis actual, anunció el comité del Nobel.
Thomas Sargent y Christopher Sims, ambos de 68 años, desarrollaron métodos que ayudan a responder preguntas “sobre la relación causal entre la política económica y las diferentes variables macroeconómicas, como el PIB, la inflación, el empleo y las inversiones”, dijo el comité del Nobel.
“Su trabajo combinado constituye una base sólida para el análisis macroeconómico moderno. Es difícil imaginar la investigación actual sin esta base”, agregó.
Las economías están constantemente afectadas, tanto por los eventos previstos como la política fiscal a largo plazo y los cambios en las políticas monetarias, como por los acontecimientos imprevistos, como los aumentos repentinos del precio del petróleo o una caída inesperada en el consumo de los hogares.
El trabajo de los galardonados, realizado en 1970 y 1980, proporciona metodologías que permiten comprender cómo los cambios en la política sistémica y los “shocks” afectan a la macroeconomía en el corto y largo plazo.
Sargent, un profesor de Economía y Negocios en la Universidad de Nueva York, trabajó en macroeconomía estructural, analizando la relación recíproca entre las expectativas del sector privado con respecto a la política futura y a las decisiones actuales a largo plazo sobre salarios, precios e inversiones.
Sims, un profesor de Economía y Banca en la Universidad Princeton, centró su trabajo en “cómo los shocks se extendieron en toda la economía”, trazando un mapa de los efectos de los cambios temporales en la política económica, como una súbita alza de tasas del Banco Central u otros factores inesperados.
Aunque ambos economistas trabajaron por separado, su trabajo es complementario y “ha sido adoptado por los investigadores y los políticos de todo el mundo”, dijo el jurado del Nobel.