•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Venezuela asumirá el control accionario de al menos 60% de las cementeras controladas por Cemex de México, Lafarge de Francia y Holcim de Suiza, informó hoy el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

"Se va a abrir la posibilidad de llegar a acuerdos con las empresas para ir a un esquema de control que puede ser como el que aplicamos en la industria petrolera, es decir una participación accionaria del Estado, por intermedio de sus empresas, de como mínimo un 60%", explicó Ramírez a la salida de una reunión con representantes de Cemex, Lafarge y Holcim.

El objetivo de la medida es "tener un control efectivo de las empresas y coordinar o hacer la estructura de gobierno de las empresas básicas del sector cemento", señaló el funcionario.

El ministro, que es el responsable del proceso de nacionalización de las cementeras, anunció que las negociaciones se harán por intermedio del representante que designe la casa matriz de cada una de las empresas.

"Voy a ser el responsable de este proceso (...) y estamos seguros que en muy poco tiempo podemos ir dando avances de esta negociación con estas empresas", añadió.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció el jueves pasado la nacionalización inmediata de las empresas cementeras en Venezuela, decisión que afecta principalmente a la mexicana Cemex, la tercera del mundo en este ramo, la francesa Lafarge y la suiza Holcim.

México, Francia y Suiza reaccionaron el viernes a la decisión y solicitaron al gobierno de Venezuela que cualquier medida de expropiación debe ser ajustada a la ley y dar lugar a una indemnización rápida y adecuada.

En Venezuela Cemex tiene casi 50% de la producción, Lafarge y Holcim, cerca de 25% cada una.