•  |
  •  |
  • END

La ciudad de San Francisco preparaba ayer lunes nuevas medidas de seguridad para recibir mañana miércoles la llama olímpica, en momentos en que tres manifestantes fueron detenidos tras escalar los cables del célebre puente Golden Gate en protesta contra el gobierno chino.

Las autoridades de esta gran ciudad del oeste de Estados Unidos, en la que un tercio de la población es de origen asiático, se preparan para desplegar centenares de policías por todo el camino de la llama de los Juegos Olímpicos Pekín-2008.

Las medidas de seguridad serán mucho más severas que las que hubo en ocasiones anteriores, cuando el símbolo olímpico pasó por la ciudad, durante las ediciones de los Juegos de 1992 y 1996, indicó a la AFP Neville Gittens, un portavoz de la policía de San Francisco.

Sin precisar con cuántos policías contarían, indicó que habría “muchos más que en el pasado, por causa de todos los sucesos que rodean a la llama”.

Escalan cables del célebre puente
Mientras se ponen a punto estos planes, ayer lunes tres manifestantes escalaron por los cables del célebre puente Golden Gate en señal de protesta contra el gobierno de China por la represión de las manifestaciones en Tíbet.

Los manifestantes desplegaron un cartel gigante que decía “Un mundo, un sueño, Tíbet libre”, mientras al menos uno de los audaces escaladores fue visto con una bandera tibetana. Al descender, fueron arrestados, junto a cuatro ayudantes que los asistieron.

Incidentes en Londres
El domingo, decenas de personas fueron arrestadas en Londres durante el pasaje de la llama olímpica, el cual fue marcado por varios incidentes, y durante el cual dos manifestantes intentaron apagarla. También hubo tumultos en París, donde el recorrido debió completarse en autobús.

El itinerario de la llama en San Francisco fue acortado, hecho que demuestra la preocupación de las autoridades. En vez de una parada sobre el Golden Gate y de un pasaje en tranvía, el recorrido de la llama se reducirá a un circuito de una decena de kilómetros por la rambla.

Una parada en Chinatown fue también anulada, ya que los responsables de seguridad prefirieron evitar ese barrio que generalmente está repleto de personas y cuyas calles son estrechas.

El descontento creció por la represión contra los manifestantes tibetanos y luego de la condena a prisión del disidente chino Hu Jia. La ciudad adoptó una resolución simbólica indicando que recibiría la llama olímpica “protestando”.

Se anticipan manifestaciones por parte de los seguidores del movimiento religioso Falungong, que es objeto de represión en China, o de militantes en contra de la política china sobre Taiwán, Sudán y Birmania. El sábado, unos 200 militantes organizaron un relevo de la “llama de los derechos del hombre”. “La llama olímpica no puede coexistir con crímenes contra la humanidad”, explicó a la AFP el organizador del evento, Steve Ispas.

Apoyo de personalidades
Un cartel visible en una de las principales rutas llegando a San Francisco lleva un mensaje del grupo Comité de los 100 (C100) por el Tíbet, que anuncia: “Pronúnciate por el Tíbet, dile no a la llama ensangrentada de China”.

Esta asociación prevé organizar un relevo hoy martes con una “llama de la libertad para los tibetanos” en dirección al consulado de China. Se espera la presencia del Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y del actor Richard Gere.

El consulado de China en San Francisco minimizó las protestas y resaltó el hecho de que la mayoría de los miembros de la comunidad china estaban orgullosos de que Pekín organizara los Juegos Olímpicos.

Por su parte Rose Pak, una representante de la comunidad china en San Francisco, aseguró que los chinos-estadounidenses estaban orgullosos de recibir a la llama, y cuestionó la legitimidad moral de los otros países al criticar a China en materia de derechos humanos.