•   Puerto Principe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de personas se manifestaron hoy por segundo día consecutivo contra el costo de vida en la capital de Haití, provocando al menos ocho heridos de bala, según fuentes hospitalarias.

Desencadenadas la semana pasada tras una rápida subida de los precios de los alimentos, las protestas han dejado desde entonces cinco muertos y cerca de cuarenta heridos.

"Las condiciones de vida son malas. Estamos cansados de escuchar promesas, queremos acciones rápidas", resumió Wilson, un manifestante de 25 años.

Reunidos delante del Palacio Presidencial, los manifestantes lanzaron piedras contra el edificio protegido por policías. Hubo ráfagas de armas de fuego e incluso hubo choques que terminaron con los intentos de jóvenes por derribar las barreras de entrada al palacio.

El presidente Préval "solicitó a la Minustah (la misión de la ONU en Haití) reforzar el servicio de seguridad en los alrededores del Palacio Nacional", dijo a la AFP la portavoz de la misión, Sophie Boutaud de la Combe.

Los cascos azules debieron recurrir a los gases lacrimógenos cuando los manifestantes se hicieron muy apremiantes, constató un periodista de AFP.

Dos periodistas, un fotógrafo y un camarógrafo, fueron levemente heridos por balas de caucho disparadas por los cascos azules brasileños, en las manifestaciones de hoy según fuentes médicas.

Otras cuatro personas heridas de bala ingresaron al servicio de urgencia del hospital público de Puerto Príncipe, según las mismas fuentes.

En otros barrios de la capital también se observaban grupos de manifestantes en las calles, en tanto dos altos funcionarios haitianos llamaron a la calma.

"Las personas pueden continuar manifestándose, pero respetando los bienes de otros. No entendemos que personas que se manifiestan contra la carestía de la vida quieran entrar al Palacio Nacional", señaló el secretario de Estado para la Seguridad Pública, Luc Euchère.

El Consejo de Seguridad de la ONU reiteró su apoyo al gobierno haitiano y a la misión en el país.

Aunque destaca "la responsabilidad primaria del gobierno y el pueblo de Haití en la estabilización del país", los miembros del Consejo de Seguridad afirmaron "la importancia (...) de un fuerte apoyo internacional a ese país frente a los desafíos que debe enfrentar en su camino hacia el desarrollo".

Las actividades administrativas y comerciales se vieron afectadas por esos movimientos. Numerosas barricadas se levantaron en calles del centro de Puerto Príncipe y en Carrefour, a la salida sur de la capital.

Los precios de los alimentos escalaron rápidamente en una semana en haití, donde una bolsa de 120 libras de arroz, la comida más popular, pasó de 35 a 70 dólares mientras el precio de la gasolina conocía su tercer alza en menos de dos meses.