•  |
  •  |
  • END

La antorcha olímpica de los juegos de Beijing fue cambiada de recorrido en San Francisco para alejarla de los millares de manifestantes y espectadores que se congregaron ayer miércoles frente a la bahía para verla pasar.

En la ceremonia del arranque, el primer miembro del relevo --la nadadora china Lin Lee-- tomó la antorcha de un dispositivo llevado al escenario, la elevó sobre la cabeza y comenzó a correr por detrás del escenario hacia un almacén. Una escolta de motociclistas se puso en marcha, pero la corredora no fue vista por ningún lado.

Poco más tarde, las autoridades condujeron la antorcha por una ruta a kilómetro y medio de la bahía y la entregaron a dos corredores en un nuevo recorrido alejado de los manifestantes y de los medios de comunicación.

La reducción del recorrido
Menos de una hora antes de que comenzara el relevo, las autoridades de San Francisco redujeron casi a la mitad la ruta original de 10 kilómetros. La única escala de la antorcha en América del Norte atrajo a millares de manifestantes para aclamar o condenar a China durante el viaje internacional de la flama de Grecia a Beijing.

Ceremonia de clausura suspendida
Y en otro cambio de última hora, las autoridades anunciaron después de iniciado el recorrido que la ceremonia de clausura del relevo programada frente a la bahía fue cancelada y que llevarían a cabo otra en un lugar que no revelaron.

La clausura estaba prevista en la Justin Herman Plaza, donde millares de personas habían confluido para apoyar o criticar a China. El alcalde Gavin Newsom dijo a The Associated Press que sí habrá ceremonia de clausura, pero se abstuvo de mencionar el nuevo sitio.

Chi Zhang, un ingeniero programador de la ciudad de Sunnyvale, se apostó desde la mañana en lo que era la ruta original. Horas más tarde, meneó la cabeza en señal de tristeza cuando se enteró que había sido modificada.

“Esto es sorprendente’’, dijo. ‘’Estábamos muy emocionados por esto. Se supone que ésta es la única escala en Estados Unidos. Me ausenté del trabajo para estar aquí’’.

Millares de personas con banderitas tibetanas y chinas se arremolinaban en torno a la ruta del relevo de la antorcha mientras la policía trataba de evitar que los manifestantes perturbaran el recorrido.