• |
  • |
  • END

El presidente George W. Bush anunció ayer jueves que realizará un retiro limitado de tropas estadounidenses en Irak hasta julio, y que luego lo suspenderá para evaluar cómo evoluciona la situación, conforme a lo recomendado por el comandante de sus tropas allí, David Petraeus.

Petraeus “dijo que las condiciones de seguridad mejoraron suficientemente como para que se pueda retirar a las cinco brigadas previstas de aquí a fines de julio”, dijo Bush, al hablar de una guerra muy impopular y que ya lleva cinco años.

“Más allá (del 31 de julio), el general Petraeus dijo que necesita tiempo para consolidar sus fuerzas y evaluar el impacto de esta presencia estadounidense reducida en el terreno”, agregó.

Bush afirmó que le aseguró a Petraeus que “tendrá todo el tiempo que necesita” para realizar dicha evaluación.

“He aceptado estas recomendaciones”, dijo, subrayando que la principal es llevar la cantidad de brigadas de combate de 20 a 15 hacia el fin de julio, pero congelando otros retiros.

Esperan que pausa sea breve
Sin embargo, el secretario de Defensa estadounidense Robert Gates dijo este jueves ante el Congreso --luego del discurso de Bush-- “esperar” que la “pausa” en el retiro de tropas de Irak sería breve, y que la situación en el lugar “permitiría reducir aún más la presencia” hacia fines de año.

“Esperamos que las condiciones en el lugar permitirán reducir aún más nuestra presencia hacia otoño (boreal)”, dijo Gates. Es de esperar que la “pausa” adelantada por Bush no sea “larga”, agregó.

Por otra parte, Bush anunció que los militares destinados a Irak y Afganistán serán desplegados por un plazo de 12 meses en lugar de los 15 actuales.

“Por cierto tiempo, para aligerar el peso a los militares y sus familias, le he pedido al secretario de Defensa reducir los desplazamientos de 15 a 12 meses para todos los soldados en activo del ejército de tierra desplegados en la zona de operaciones del Comando Central”, dijo Bush.

“Estos cambios se aplicarán a aquellos que sean desplazados desde el 1 de agosto”, precisó. Los anuncios fueron acompañados de una advertencia a Irán.

“El régimen de Irán también tiene una decisión que tomar: pueden vivir en paz con su vecino, disfrutar de fuertes nexos religiosos, culturales y económicos, o pueden continuar armando y entrenando grupos militantes ilegales que están realizando acciones terroristas contra el pueblo iraquí y poniéndolos en contra de Irán”, afirmó Bush.

“Si Irán toma la decisión correcta, Estados Unidos alentará una relación pacífica entre Irán e Irak. Pero si Irán toma la decisión equivocada, Estados Unidos actuará para proteger nuestros intereses y nuestras tropas y a nuestros aliados iraquíes”, agregó.