Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

La antorcha olímpica llegó ayer jueves a Buenos Aires, única escala latinoamericana en su periplo mundial a los Juegos de Pekín-2008, para realizar hoy viernes un recorrido por la ciudad fuertemente custodiada, en tanto activistas pro Tíbet anunciaron una marcha pacífica.

El recorrido del fuego olímpico será a lo largo de 13 km por la capital argentina, con una custodia de 2,700 miembros de la Policía Federal y de la Prefectura (guardacostas), tras los accidentados pasos por París, Londres y San Francisco.

En las tres ciudades se produjeron manifestaciones de rechazo a la represión a opositores del Tíbet, que exigen autonomía de China, que a su vez lo considera como propio.

Organizaciones locales argentinas de tibetanos y practicantes del culto Falungong, prohibido en China, anunciaron que se movilizarán hoy viernes de forma pacífica para pedir el cese de violaciones a los derechos humanos por parte de China, aunque aclararon no estar en contra del espíritu de los Juegos Olímpicos.

En tanto, el movimiento del Relevo Mundial de la Antorcha de los Derechos Humanos convocó a realizar una marcha pacífica en el mismo horario en que se desplazará la llama olímpica, pero haciendo el recorrido en sentido contrario.

Los organizadores de esa movilización advirtieron que no realizarán protestas como las que se verificaron el pasado fin de semana en Londres y París, donde debió suspenderse el relevo de la llama a pocos kilómetros del final del recorrido, aunque no desestimaron que otros grupos puedan provocar incidentes.