• |
  • |
  • END

La llama olímpica recorrió ayer viernes sin incidentes Buenos Aires, la única ciudad de habla hispana que tocará en su periplo mundial hacia los Juegos de Pekín-2008, en una trayectoria que se desarrolló en medio de estrictas medidas de seguridad.

“La ceremonia fue un éxito”, dijo exultante Mauricio Macri, alcalde de la capital argentina en el Club Hípico, donde concluyó tres horas después de su inicio el trayecto de la llama a lo largo de 13.8 km.

La antorcha siguió su camino por la capital argentina, apenas importunada por activistas Pro-Tíbet que intentaron hacer notar sus pancartas y sus denuncias contra violaciones a los derechos humanos del régimen chino.

Bombitas de agua
No obstante, no realizaron ninguna de las acciones “sorpresas” que habían anunciado, a no ser por el lanzamiento de unas pocas bombitas de agua.

La última relevista fue la ex tenista Gabriela Sabatini --Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos de Seúl-1988, y que llegó a octavos en Atlanta-1996--, quien llevó la antorcha hasta su punto final en el elegante club donde se cerraba la jornada festiva con un concierto de música.