Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Un ex presidente intimado a cerrar su boca: la precandidata demócrata Hillary Clinton le pidió ayer viernes a su marido, Bill, que no hable más del episodio de su aterrizaje en Bosnia en 1996, tras una nueva metida de pata.

“Me llamó Hillary y me dijo: ‘Tú no lo recuerdas, no estabas allí, deja que me las arregle sola’. Yo le dije: ‘Sí, señora’”, contó Bill Clinton con una gran sonrisa en Indiana (centro), donde hace campaña para las primarias del Partido Demócrata en favor de su esposa, según imágenes difundidas por la cadena MSNBC.

La víspera, Hillary Clinton le reprochó en dos oportunidades a los medios de comunicación haber hecho un drama con sus comentarios sobre el viaje a Tuzla (Bosnia) en 1996, un episodio que se remonta al mes pasado y que, según los sondeos, ha influido negativamente sobre la reputación de franqueza de la senadora por Nueva York.

Clinton pensaba que había dado definitivamente vuelta la página, tras haber bromeado sobre esta historia en un programa humorístico de la televisión la semana pasada, pero su marido declaró el jueves: “La otra noche era tarde y (Hillary) estaba cansada, se expresó mal e inmediatamente se disculpó sobre lo que había ocurrido en Bosnia en 1995. ¿Siguieron el caso? Pero (los medios de comunicación) hicieron un drama”, se quejó Bill Clinton ante numerosos seguidores.

Los analistas pusieron en evidencia la acumulación de inexactitudes en su corta alocución: Hillary Clinton habló varias veces de su aterrizaje en Bosnia, pero nunca por la noche. Además, esperó varios días para reconocer que se “expresó mal”, no para disculparse, y no lo hizo hasta que la cadena CBS no difundió las imágenes de archivo de aquel viaje. Finalmente, el viaje fue en 1996, no en 1995.