•  |
  •  |
  • END

ASUNCIÓN / AFP

Paraguay se polariza a menos de 48 horas de que abran los comicios, con el gobernante Partido Colorado --que defiende 60 años en el poder-- subiendo el tono y el ex obispo izquierdista Fernando Lugo, favorito de los sondeos, quien cerró su campaña con un acto en Asunción.

Lugo cerró anoche su campaña con un acto frente a la sede del Congreso, en el centro de Asunción, donde buscaba reforzar la imagen de seguridad en su triunfo dada en los últimos spots publicitarios.

El ex obispo dejó plantados a los otros tres candidatos presidenciales paraguayos ayer jueves en un debate televisivo, que dedicó sus primeros bloques a insultarlo y criticar su alegato de que no había “condiciones para participar”.

“Farsante”, “cobarde”, “estafador”, “muy irresponsable”, dijo el conductor del debate, Humberto Rubín, en referencia a Lugo, mientras la cámara hacía un primer plano de su silla vacía.

Lugo --favorito para ganar las elecciones del domingo según los sondeos-- faltó sin aviso a la emisión en vivo “Paraguay decide” por el canal 4 local, dejando plantados a los otros tres candidatos: la oficialista Blanca Ovelar, el ex general Lino Oviedo y el independiente Pedro Fadul.


Duarte advierte a Chávez
Por su parte, el presidente paraguayo, Nicanor Duarte, advirtió a su par de Venezuela, Hugo Chávez, que no se meta en los asuntos internos de Paraguay, afirmando tener informes de que hay venezolanos ayudando a Lugo.

“Nosotros tenemos la información de que grupos importantes, muy cercanos al presidente Chávez, están colaborando con el obispo Lugo”, dijo Duarte en una entrevista al canal venezolano Telesur, según el diario paraguayo La Nación de este jueves.

“Mis saludos cordiales a los hijos de Venezuela que me están escuchando, y pidan a sus autoridades que no metan sus narices en nuestro país”, agregó.

Duarte ya había atacado duramente a Lugo la noche del miércoles, cuando en el acto de cierre de campaña de su delfina, la candidata Blanca Ovelar, afirmó: “Este sacerdote impío, si traicionó a la Iglesia, ¿cómo no va a traicionar al pueblo?”