•  |
  •  |
  • END

ASUNCIÓN / AFP

Paraguay, donde ayer viernes comenzó la prohibición de propaganda y todos los candidatos cerraron sus campañas, está a escasas horas de unas elecciones en las que la izquierda tiene serias posibilidades de ganar e interrumpir seis décadas del Partido Colorado en el poder.

El ex obispo izquierdista Fernando Lugo, favorito de las encuestas, afirmó ayer viernes que no teme a un posible fraude electoral, y que el domingo va a ganar.

Lugo, de la coalición Alianza Patriótica para el Cambio (APC), dijo además que bajo su gobierno Paraguay se integrará al mundo, evitará caer en la polarización regional, hará una reforma agraria respetando derechos adquiridos y renegociará el precio de la energía eléctrica que le vende a Brasil.

“Yo no creo en eventuales escenarios violentos. Estoy convencido de que el domingo va a ser una jornada tranquila” y que “vamos a ganar”, declaró, en una conferencia de prensa en la que evitó asociar su imagen a la de alguno de los gobiernos izquierdistas de la región.


Duarte insiste en agitadores extranjeros
Mientras, el presidente paraguayo, Nicanor Duarte, insistió este viernes en que hay “agitadores extranjeros” llegados a Paraguay para las elecciones, afirmando que ni el gobierno ni “ningún observador” puede “garantizar su comportamiento”.

La OEA y distintas organizaciones internacionales enviaron centenares de observadores a las elecciones paraguayas, cuya campaña ha estado plagada de golpes bajos y de acusaciones de corrupción y fraude.

El presidente Duarte se negó a contestar preguntas sobre qué pruebas tiene el gobierno sobre la presencia de “agitadores extranjeros”, y pidió a los paraguayos “votar en calma” el domingo.

“Vengan a votar con tranquilidad, evitemos los actos de violencia, y las provocaciones si existieran”, agregó Duarte, presidente por el Partido Colorado, en el poder desde hace más de 60 años, incluyendo los 35 años de dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989).


Turbas atacan
Por su parte, jóvenes seguidores de Lugo denunciaron haber sido atacados por “una turba” de oficialistas del Partido Colorado la madrugada de ayer, viernes, luego del acto de cierre luguista, que llenó la plaza principal de Asunción.

“Una turba de más de 80 personas del Partido Colorado nos atacó con piedras y palos”, denunció un joven de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) de Lugo, a la televisión local, que mostró imágenes de coches con los parabrisas rotos.

A su vez, jóvenes colorados denunciaron que los luguistas los golpearon en represalia por el primer ataque.

Centenares de paraguayos cruzan la frontera desde Argentina para votar el domingo, reportaron medios de prensa en los principales pasos fronterizos. Mientras, portavoces de la APC de Lugo dijeron que miles de paraguayos residentes en Argentina están volviendo para votar.

“Aquí no se restringe el paso a nadie”, dijo un agente de Migraciones a un reportero del canal 4 local desde puerto Falcón, el punto más cercano de frontera argentina con la capital paraguaya, distante 50 km al noroeste.