• Ankara |
  • |
  • |
  • EFE

El intento de Bagdad de alcanzar un acuerdo con Ankara para impedir la escalada armada en la lucha contra la guerrilla del PKK fracasó hoy y el Ejército prosiguió el despliegue de sus soldados en la zona fronteriza de ambos países, con incursiones aéreas en Irak contra los combatientes kurdos.

Turquía rechazó por insuficientes las propuestas presentadas por una delegación iraquí de alto nivel, que acudió a la capital turca con el fin de negociar una solución a la crisis y partió silenciosamente el mediodía del sábado, tras día y medio de conversaciones.

Para Ankara, esta reunión era la última oportunidad que tenía Bagdad de evitar que el Ejército turco se meta en Irak, pero la condición exigida para ello era que los iraquíes asumieran la responsabilidad de luchar de forma eficaz contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Fuentes diplomáticas de Ankara dijeron hoy a la prensa que no se esperaban ya más reuniones con las autoridades del país vecino.

Operación transfronteriza compete a Ankara

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, reiteró en Estambul que la decisión sobre la esperada operación transfronteriza sólo compete al Gobierno de Ankara.

El 17 de octubre, el Parlamento turco dio luz verde al Ejecutivo de Erdogan para que ordene la incursión militar en el momento y cuantas veces lo considere necesario, una autorización con validez por un año.

Erdogan criticó también al mundo occidental, especialmente las naciones europeas, por la falta de apoyo a la lucha turca contra el PKK, un grupo que no sólo Ankara cataloga como organización terrorista, sino también la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

"No podemos entender a aquellos que califican a la organización terrorista de 'organización terrorista', pero no nos entregan a sus miembros. Ningún país europeo lo ha hecho hasta ahora. Esto es un examen de sinceridad y nuestros amigos occidentales lo están perdiendo", dijo el jefe de Gobierno.

Anoche, consideró innecesario esperar a su encuentro con el presidente estadounidense, George W. Bush, el 6 de noviembre para decidir sobre un ataque al norte iraquí, contrariamente a lo declarado poco antes por el jefe del Estado Mayor, general Yasar Buyulkanit, a un grupo de periodistas.

Según Erdogan, todas las preparaciones para la ofensiva militar están concluidas y ya se han efectuado los contactos diplomáticos necesarios al respecto.

"No vamos a dar pasos para la soberanía de otros. Daremos, estamos dando y hemos dado los pasos nuestros a favor de nuestros intereses y por la paz en la región", dijo hoy Erdogan.

Kurdos con apoyo logístico

Ankara opina que es su derecho entrar en Irak para combatir allí las bases del PKK, pues los guerrilleros kurdos obtienen apoyo logístico en el país vecino, que utilizan para sus reiterados atentados en Turquía.

Según la cadena de televisión CNNTurk, fuentes de la delegación iraquí que estuvo en Ankara confirmaron que los turcos entregaron "una lista de 153 personas del PKK" cuya captura y extradición exigen.

Pero "nosotros sólo podemos entregar 18 de ellos a Turquía", comentaron.

Mientras se cerraba esta puerta diplomática, en la región afectada continuó hoy el masivo despliegue de más de 100 mil militares turcos iniciado tras la matanza de doce soldados y la captura de ocho militares a manos del PKK el pasado domingo.

De acuerdo con fuentes oficiales, desde entonces las fuerzas turcas han matado más de 65 combatientes del PKK y han efectuado numerosas incursiones aéreas en el norte de Irak.

El viceprimer ministro turco, Cemil Cicek, advirtió ayer de que "las operaciones del Ejército se ampliarán si Turquía abandona (hoy) insatisfecha la mesa de negociaciones".

"Impedir que el PKK use el suelo iraquí, detener el apoyo logístico a esa organización terrorista, impedir cualquier actividad suya, cerrar sus bases, capturar a sus líderes y entregarlos a Turquía" fueron las exigencias de Ankara.

Pero, según la agencia pro-kurda Firat News Agency, los iraquíes retiraron sus propuestas tras rechazar cumplir con lo exigido.

Esa agencia indicó hoy que la artillería turca bombardeó posiciones en torno a las localidades iraquíes de Kortu, Muuke, Korte, Cacuk, Kayleç, Çame, Bersav, Zara, Bane, Shirvan Mezin, Alyana, Kalovna y Shergener.

"No hubo víctimas en las aldeas, pero la población de algunas localidades comenzó a emigrar a zonas más internas", señaló Firat.

El diario "Daily Radikal" informó de operaciones en curso en territorio turco, en las áreas montañosas del sureste en las provincias de Hakkari, Sirnak, Siirt y Bingol.

Al mismo tiempo, cerca de 20 mil tropas turcas estaban en máxima alerta en Hakkari, en la frontera con Irak.

Según la prensa local, seis personas, dos de ellas miembros de guardias paramilitares, fueron arrestadas ayer por pasar información al PKK sobre las actividades de las fuerzas turcas.

Mientras, Murat Karayilan, un alto mando del PKK, anunció hoy que los ocho soldados turcos capturados el domingo podrían ser liberados en breve, si el Ejército turco detiene los bombardeos.

La liberación de los soldados fue pedida por 75 Organizaciones No Gubernamentales (ONG), en una declaración conjunta leída hoy en las provincias del sureste de Turquía, pobladas mayoritariamente por kurdos, así como por la Organización de Derechos Humanos de Turquía.