•   SAN ANGELO, Texas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • AP

El lunes comenzarán a tomarse pruebas de ADN a más de 400 menores que se hallan bajo custodia de las autoridades estatales, dos semanas después de la detención de los miembros de una secta polígama.

Los miembros de la policía esperan que las muestras que serán tomadas a los menores y a sus padres ayuden a aclarar las confusas relaciones familiares en el difícil caso de custodia-

La jueza Barbara Walther ordenó las pruebas tras una petición de funcionarios del estado. Esos funcionarios señalaron que los miembros de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días han cambiado sus nombres en varias ocasiones, posiblemente han mentido sobre su edad y tienen dificultades para identificar a sus familiares.

Las pruebas de ADN podrían completarse en tres o cuatro días.

Cierto número de marcadores de ADN _segmentos con características genéticas específicas_ son examinados para determinar si dos personas son miembros de la misma familia. Si surge alguna duda, los examinadores prueban otros marcadores.

Tres hombres pertenecientes a la secta declararon el lunes en una entrevista transmitida por un programa de la cadena de televisión CBS que podrían cooperar con las pruebas de ADN si eso permite que les devuelvan sus hijos.

Abogados estatales han argumentado que la secta promueve el matrimonio entre los menores de edad y los embarazos, sometiendo a los niños a inherentes abusos.