•  |
  •  |
  • END

El tono entre los dos aspirantes demócratas a la presidencia se tornó más áspero ayer lunes, un día antes de la primaria de Pensilvania, en la cual Hillary Clinton, a quien los sondeos le dan una ventaja de entre 6 y 10 puntos, pone todo en juego para llegar a la Casa Blanca.

Ambos rivales bombardearon en los últimos días las cadenas de televisión con virulentos avisos de campaña, sin dudar en ahondar las divisiones entre los demócratas.

Los últimos mítines de campaña también fueron ocasión de duros intercambios entre los dos precandidatos, que se lanzaron los peores reproches. Durante una reunión en Reading el domingo el senador por Illinois Barack Obama acusó a Clinton de emplear una estrategia “de alcantarilla”. “Usted ha aprendido las malas artes de los republicanos al adoptar sus tácticas”, dijo Obama respecto de su rival.

Obama desesperado, dice Clinton
En una entrevista difundida ayer lunes en el Philadelphia Inquirer, Clinton acusó a Obama “de hacer lo que hacen los candidatos cuando están desesperados”.

Sondeos publicados este lunes le otorgan a la ex primera dama una ventaja de entre seis y diez puntos de intención de voto en Pensilvania. Hace algunas semanas, tenía una ventaja de 20 puntos en ese estado, de votantes en su mayoría blancos, de mayor edad y menor nivel educativo que la media nacional, que suelen estar más inclinados a votar por la senadora por Nueva York.

Un fracaso de Clinton en Pensilvania enterraría sus ambiciones presidenciales. Una severa derrota de Obama tendría serias consecuencias para el senador. Es cierto que él ganó más estados que su rival, que dispone de más delegados y que obtuvo más votos que Clinton a nivel nacional, pero no ha ganado en ningún “gran” estado o estado clave en la perspectiva de la elección presidencial de noviembre.

“Si Obama no derrota a Clinton en Pensilvania, significará que habrá perdido en otro estado clave (...) y eso aumentará los interrogantes sobre su capacidad de vencer a John McCain y sobre quién sería nuestro mejor candidato en noviembre”, declaró el lunes a la cadena MSNBC Howard Wolfson, un alto asesor de Clinton.

De campaña en Scranton, cuna de la familia de Clinton, Obama dijo el lunes que los resultados serían “muy ajustados”.

Si se confirma la victoria de Clinton, pronosticada por los sondeos, la carrera por la investidura demócrata continuará al menos hasta el 6 de mayo, fecha de las primarias de Indiana (norte) y Carolina del Norte (sudeste).

Algunos analistas estiman que la carrera en la que están inmersos los demócratas podría concluirse tras esta primaria. Pero nada impide a ambos rivales continuar la competencia hasta el fin del ciclo de las primarias el 3 de junio.