• |
  • |
  • AFP

La primera dama y senadora Cristina Kirchner, candidata del oficialista Frente para la Victoria (FV, peronismo socialdemócrata), se imponía en primera vuelta de los comicios presidenciales de este domingo, escrutados el 11,7% de los votos, según cifras oficiales.

Kirchner obtenía un 42.1% de los votos, contra un 21.4% de Roberto Lavagna (peronistas disidentes y socialdemócratas) y un 18.3% de Elisa Carrio (liberal cristiana). Para ser electo en primera vuelta un candidato precisa superar un 45% de los votos, o el 40% pero con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo.

La candidata oficialista reivindicó la noche del domingo su victoria: “Hemos ganado ampliamente”, dijo la esposa del presidente Néstor Kirchner ante decenas de sus partidarios que festejaban en el comité nacional de campaña en la ciudad de Buenos Aires.

“Estoy seguro de que con Cristina vamos a hacer un muy buen trabajo”, dijo en rueda de prensa Daniel Scioli, el actual vicepresidente y gobernador electo de la provincia de Buenos Aires (centro-este), el mayor distrito que concentra casi el 40% del padrón nacional de unos 27 millones de ciudadanos.

Un ambiente de festejos, con gritos y cánticos, se vivía en simultáneo en el comité de campaña del oficialista Frente para la Victoria (FV), al conocerse el resultado de los sondeos a boca de urna.

Cristina Kirchner capitalizó en las urnas el apoyo de los resultados económicos de los últimos cuatro años, al quedar atrás lo peor de la crisis de 2001 y 2002, con una gestión de perfiles industrialistas y tasas de cambio altas, con impulso las exportaciones y un alza en el Producto Interno Bruto de 9% anual.

Pero María Eugenia Estenssoro, candidata a senadora por la agrupación situada en tercer lugar, según los sondeos, dijo que “ha nacido una gran fuerza nacional para gobernar la Argentina”, sin admitir el triunfo de la primera dama.

Estenssoro se postuló por la centrista Coalición Cívica (CC), cuya aspirante a presidente fue Carrió, una liberal cristiana, abogada y aliada con el socialdemócrata Partido Socialista.

Al menos siete fuerzas opositoras, entre ellas las dos principales --la Coalición Cívica de Carrió y el frente UNA (peronistas disidentes y socialdemócratas) que llevó cómo candidato al peronista disidente Roberto Lavagna-- denunciaron irregularidades en las oficinas de votación.

La noche del domingo, sin datos oficiales aún, analistas políticos consideran seguro que el nuevo gobierno deberá enfrentar una elevada inflación real del 15% al 20% y la debilidad de las inversiones empresarias. Un recorrido de periodistas de la AFP por distintos lugares de votación permitió por otra parte constatar un clima de apatía, de desinterés político y cierta desconfianza ante la posibilidad de que una mujer estuviera al frente del país.

Sin embargo, Eugenia, empleada de una verdulería en el barrio popular de Pompeya y madre de tres pequeños, dijo mientras acomodaba un cajón de tomates que tenía esperanza, al comentar que “en casa siempre se habló bien de (Juan) Perón (tres veces presidente y fundador del gubernamental peronismo)”.

Cristina Kirchner construyó su proyecto de poder desde el populista peronismo, pero con un fuerte giro hacia la socialdemocracia y en alianza con gobernadores provinciales de la Unión Cívica Radical (UCR, socialdemócrata), como el vicepresidente electo, Julio Cobos.

Entre los desafíos del nuevo gobierno, que asumirá el 10 de diciembre, figura mantener un difícil equilibrio entre su alianza estratégica con la Venezuela del presidente Hugo Chávez, y un mejoramiento en la relación con Estados Unidos, como ha prometido la senadora.