•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

Los candidatos a la investidura del Partido Demócrata, Hillary Clinton y Barack Obama, están prácticamente empatados para la primaria de Indiana (norte) prevista el próximo martes, indica una encuesta publicada este martes.

El senador por Illinois obtendría 47% de los votos frente a 45% de Clinton pero, dado que el margen de error de este estudio es de más o menos 4.1 puntos, los dos candidatos están técnicamente igualados.

Según el sondeo llevado a cabo por el instituto Howey-Gauge, 8% de los electores se declaran indecisos. La primaria de Indiana está prevista para el 6 de mayo, a la vez que otra primaria en Carolina del Norte (sudeste).

Obama parte claramente como favorito en la de Carolina del Norte pero, tras la victoria de Clinton en Pensilvania hace ocho días, debe ganar también en Indiana si quiere convencer a los “superdelegados” indecisos de que también puede ganar en los estados con fuerte presencia de trabajadores.

La primaria estará abierta a todos los electores y no únicamente a los demócratas. Según Holly Davis, conductor de este estudio, son los electores independientes y republicanos los que podrían determinar quién será el ganador de la primaria demócrata.

Indiana, que votó por George W. Bush en 2000 y 2004, es un sólido bastión republicano. El sondeo se llevó a cabo los 23 y 24 de abril sobre una muestra de 600 personas.


Desacuerdo por combustibles
En tanto, mientras el precio de los combustibles alcanza record en Estados Unidos, la negativa del precandidato a la investidura demócrata Barack Obama a aprobar una suspensión de una tasa sobre los combustibles fue objeto de una nueva polémica con su rival Hillary Clinton.

La idea había sido lanzada por el candidato republicano John McCain y la demócrata Clinton, quien disputa la candidatura de su Partido Demócrata con Obama. Según la asociación automotriz (AAA), el precio promedio de gasolina al consumidor a nivel nacional ascendía el martes 3.60 dólares el galón (3.78 litros) contra 3.28 dólares el galón hace un mes.

“El único medio de hacer bajar el precio de la gasolina en el largo plazo es comenzar a utilizar menos petróleo”, dijo Obama. La posición del senador de Illinois es compartida por numerosos ecologistas y expertos independientes.

Una moratoria “no es una cosa prudente para hacer”, estimó Tom Kloza, un experto en temas petroleros. Kloza afirmó que la supresión podría provocar que los automovilistas usaran más sus vehículos, haciendo subir los precios, por la ley de oferta y demanda, y beneficiando fundamentalmente a las compañías petroleras.

La negativa del senador podría profundizar la distancia que lo separa del estadounidense común, en general receptivo a toda supresión de impuestos. La inmensa mayoría de los expertos atribuye la derrota reciente de Obama en Pensilvania a su incapacidad de seducir a las clases medias enormemente mayoritarias en Estados Unidos.

Para justificar su negativa a suprimir la tasa que asciende a 18.4 centavos por galón y que le permitió al Gobierno recaudar 28,200 millones de dólares en 2006, Obama recordó que la tasa sirve para financiar fondos para la construcción y mantenimiento de la red de carreteras. “Yo no quiero que un conductor ahorre 25 dólares” y “que se encuentre conduciendo sobre un puente peligroso”, dijo Obama.

Expertos del Congreso confirmaron que la supresión de la tasa durante los tres meses de verano le devolvería a los consumidores en promedio solamente unos 30 dólares. “Es la mitad de un tanque lleno. ¡Qué gran idea!”, ironizó Obama.

Clinton acusó a su rival de estar distanciado de la realidad de los estadounidenses comunes. “Las familias de clase media pagan demasiado y las compañías petroleras no pagan su justa parte para ayudarnos a resolver los problemas que encontramos en las gasolineras”, dijo la senadora por Nueva York.

Los dos candidatos demócratas se unieron, sin embargo, para reclamar la instauración de una tasa para las ganancias de las compañías petroleras.