•  |
  •  |
  • END

LA PAZ / AFP

La unitaria Central Obrera (COB), que agrupa a la totalidad de los sindicatos bolivianos, llamó este martes a una movilización el próximo 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, contra la “oligarquía” de Santa Cruz que “quiere dividir el país”.

El Día del Trabajo servirá “para ratificar la inquebrantable decisión política de enfrentar al imperialismo y la oligarquía servil que quiere dividir al país para repartirse las riquezas” naturales, dijo la COB, en alusión al referendo no vinculante sobre el estatuto autonómico que citaron para el domingo los líderes de Santa Cruz.

Según un comunicado de la organización, las marchas del 1 de Mayo servirán para “demostrar la unidad de las clases sociales y naciones originarias oprimidas por el capitalismo”.

La región de Santa Cruz continúa sus preparativos para el referendo que el domingo próximo debe legitimar su autonomía frente al gobierno central de Bolivia, en medio de amenazas de enfrentamientos entre grupos radicales opositores e indígenas.

El prefecto del pujante departamento de Santa Cruz, Rubén Costas; y los líderes del comité cívico-empresarial de la región, enconados opositores al presidente Evo Morales (de origen aymara), siguen acelerando su campaña a favor de su propuesta, declarada ilegal y separatista por el gobierno.

El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz y poderoso empresario, Branko Marinkovic, señaló que la consulta a la que fueron llamadas a votar unas 700,000 personas en todo el departamento sigue su curso de manera inmutable, pese a las gestiones de la OEA para propiciar un diálogo pacificador.

“Yo le digo al presidente Morales: No se puede frenar la voluntad popular, este estatuto es de todo un pueblo, no es mío, no es del Prefecto; y aunque traiga la OEA a la ONU y a quien quiera, jamás vamos a negociar el 4 de mayo”, afirmó en tono vehemente.

La firmeza de los líderes políticos y civiles por realizar el referendo --que busca contraponerse a una nueva Constitución que empuja el oficialismo-- va en correspondencia a las amenazas de movimientos campesinos e indígenas oficialistas por adoptar medidas que frenen su realización.