•  |
  •  |
  • END

TEGUCIGALPA /AFP
Dieciocho reos comunes o ‘paisas’ fueron asesinados a machetazos y cuchilladas por parte de ex pandilleros la madrugada de este sábado en la Penitenciaría Nacional de Honduras, situada a 25 kilómetros al norte de la capital, informaron las autoridades.

“A primeras horas del día, al hacer todas las revisiones, se ha constatado que hay un total de 18 personas que habrían fallecidos en los módulos Procesados 1 y Procesados 2”, informó a radio América el portavoz del ministerio de Seguridad, Wilman Torres.

“Obviamente habría que conocer cuáles fueron las causas por las que fueron ultimados”, agregó el funcionario.

Según el portavoz, los reos fallecidos son unos que fueron trasladados el viernes desde el Centro Penal de San Pedro Sula, 240 kilómetros al norte de la capital, donde el sábado pasado murieron nueve presos en una reyerta entre ‘paisas’ y ex miembros de pandillas juveniles conocidos como ‘pesetas’.

Torres explicó que el director de la Penitenciaría Nacional, Nazir López, quien se encontraba en la capital, recibió la información de los homicidios y se trasladaría de inmediato a la prisión para hacer las investigaciones.

También personal de Medicina Forense acudió a la Penitenciaría para hacer los reconocimientos.

Un total de 57 presos habían sido trasladados a Penitenciaría, precisamente para evitar más muertes en el penal de San Pedro Sula, luego del incidente de hace ocho días.

Los 13 reos sobrevivientes de ese grupo han sido separados del resto de la población para evitar que sean atacados, dijo Mejía.

“Necesitamos que nos trasladen, porque nosotros aquí no vamos a sobrevivir,” dijo Jorge Castellanos, uno de los sobrevivientes.

Héctor Iván Mejía, portavoz del Ministerio de Seguridad, dijo que la policía ya retomó el control de la Penitenciaría Nacional, la más importante de Honduras.

“Los reos fallecidos son 18, todos han sido miembros de pandillas,” informó Mejía. “Fueron asesinados con cuchillos y machetes (...) todos estaban ensangrentados y hay varios degollados,” agregó.

El sistema carcelario de Honduras mantiene a aproximadamente 12.000 reos en condiciones de hacinamiento en unos 25 penales, y es escenario de frecuentes choques entre internos.

En la mayoría de las cárceles de Honduras impera el control de bandas del crimen organizado y la corrupción de los custodios, según investigadores.