•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

El Consejo Permanente de la OEA rechazó a primeras horas del sábado durante una sesión extraordinaria ''cualquier intento de ruptura'' del ''respeto al orden constitucional y la integridad territorial de Bolivia'', aunque sin reprobar al referendo autonómico del domingo.

La resolución fue aprobada por aclamación del consejo tras analizar el referendo convocado para ratificar un estatuto de gobierno autónomo en el departamento oriental boliviano de Santa Cruz, que es rechazado por el gobierno nacional.

El consejo expresó también su respaldo ''al pueblo de Bolivia, al gobierno constitucional dirigido por el presidente Evo Morales Ayma, a la institucionalidad democrática y a las autoridades elegidas por el pueblo boliviano''.

Pero resaltó la carta que los prefectos (gobernadores) de los departamentos de Cochabamba, Beni, Pando, Tarija, y Santa Cruz -que favorecen la autonomía- enviaron el 30 de abril a la OEA con el compromiso de ''garantizar la integridad territorial de Bolivia''.

Pese a que la resolución no rechazó el próximo referendo, el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, dijo que estaba ''satisfecho''.

''Hoy la OEA ... ha cumplido una misión histórica'', dijo el canciller. ''No estamos desesperados, tendremos mucha paciencia porque estamos seguros de que sólo por el camino del diálogo lograremos soluciones duraderas''.

Choquehuanca había lamentado antes que Santa Cruz no hubiera considerado su petición para suspender el plebiscito, y también había considerado que la ''la situación en Bolivia no ha mejorado sino empeorado''.

''Todos esperábamos que el dialogo se diera antes del 4 de mayo'', dijo ante el Consejo. ''Lo que pretenden es constitucionalizar algo que está prohibido en nuestra Constitución''.

Choquehuanca agregó que el estatuto autonómico ''viola nuestra Constitución y pone en riesgo no sólo la democracia y la estabilidad en Bolivia sino la democracia y estabilidad de nuestras instituciones en la región''.

La sesión que duró cerca de nueve horas incluyó el segundo informe sobre el último esfuerzo de mediación de la OEA antes del plebiscito. Las gestiones de la misión de la OEA para llegar a un acuerdo de último minuto fracasaron en medio de acusaciones mutuas.

El secretario de Asuntos Políticos de la Organización de Estados Americanos, Dante Caputo, informó horas antes que el referendo del domingo en Santa Cruz es ''a todas luces irreversible''.

Caputo, quien se reunió el miércoles con el presidente Morales y el prefecto (gobernador) de Santa Cruz, Rubén Costas, agregó que ambas partes indicaron que estaban dispuestas al dialogo pero las regiones en cuestión insistieron que el proceso de concertación debe contemplar la inclusión de los estatutos autonómicos en el texto constitucional.

Fue el tercer viaje que el enviado argentino realizó a Bolivia desde finales de marzo.

El enviado agregó que su mayor preocupación ahora era el surgimiento de la violencia.

''Obviamente esta es la preocupación central'', dijo. ''El objetivo es asegurar que no se desarrollen sucesos violentos y que las discrepancias se resuelvan por medio de negociación y prevenir un quebrantamiento de la institucionalidad''.

Los votantes de Santa Cruz, la provincia más rica de Bolivia, irán a las urnas el domingo en un referendo para ratificar un estatuto que declara su autonomía política y administrativa.

Morales ha calificado el plebiscito de ''ilegal'' y ''separatista'', mientras que los departamentos que favorecen la autonomía dicen que el referendo deberá ser obligatoriamente aplicado si es aprobado.

La misiva de los prefectos de las regiones en cuestión reiteraron que el ''proceso de concertación debe incluir ... los estatutos autonómicos y su inclusión en el texto constitucional''.

La sesión coincidió con una fiesta que la televisora Televisa realizó en el piso de arriba. Contagiados por el ambiente, al menos un par de miembros de delegaciones bebieron dentro del recinto del Consejo mientras embajadores discutían aparte la resolución en privado.