•  |
  •  |
  • END

RANGÚN / AFP

Al menos 351 personas murieron a causa de un ciclón que arrasó el sur de Birmania este fin de semana y dejó a más de 100,000 personas sin techo, anunciaron las autoridades este domingo.

La tempestad tropical, que procedía del Golfo de Bengala, azotó en particular la costa suroeste de Birmania el viernes por la tarde, con vientos de más de 200 km/h. Luego se dirigió hacia el este, causando importantes estragos en Rangún, capital del país hasta finales de 2005.

El canal estatal MRTV señaló en su noticiario del domingo que 109 personas murieron en la isla de Haing Gyi, ante la costa suroccidental del país, donde la tempestad golpeó en primer lugar.

Un responsable del Ministerio de Información había señalado, por su parte, 222 muertos en Ayeyawaddy, otros 19 en Yangon, y uno en Nyaungdon.

La más afectada fue la región costera de Irrawaddy, donde numerosos edificios fueron destruidos. En la isla de Haing Gyi, el ciclón Nargis se llevó unas 20,000 casas y dejó sin techo a 92,700 habitantes, indicó la televisión estatal.

La electricidad y las telecomunicaciones están interrumpidas desde la noche del viernes al sábado y cinco regiones (Rangún, Ayeyawaddy, Bago y los estados de Mon y Karen) fueron declaradas zonas de catástrofe natural, señaló a la AFP un responsable del Ministerio de la Información.

“Desplegamos unidades militares para realizar operaciones de socorro” y “el Ejército y la Policía empezaron a limpiar la ciudad”, agregó.

“Siete barcos vacíos se hundieron en el puerto”, añadió.

“Escuché que hubo muchos heridos”, indicó por su parte un empleado del hospital de Rangún, donde el aeropuerto internacional permanecía cerrado el domingo por segundo día consecutivo.

El viento arrancó techos, árboles y señales de circulación y se llevó por delante los vehículos en las calles de la ciudad, constató una corresponsal de la AFP.

Las tuberías de agua fueron cortadas, obligando a los habitantes a ir a comprar agua potable en los pocos almacenes abiertos.

Un vendedor ambulante, enfurecido por la lentitud de los socorros, declaró que “muchas personas en las afueras de Rangún necesitaban comida y un techo de manera urgente”, y que “varios niños totalmente desnudos se habían refugiado en un monasterio”.

Birmania, con 51 millones de habitantes, gobernada por juntas militares desde 1962, es uno de los países más pobres de Asia.

El ciclón ocurrió una semana antes de la organización el próximo sábado de un referendo sobre una nueva Constitución. No se sabía el domingo si esta convocatoria se vería afectada. El responsable del Ministerio de la Información se negó a comentar los rumores sobre su eventual aplazamiento.

“No podemos decir nada. Todo depende de las autoridades superiores”, indicó.