Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Josef Fritzl, el austriaco que secuestró y violó a su hija Elisabeth durante 24 años, y engendró con ella siete hijos, pensó en convertir el sótano de su casa en una celda ya en 1978, cuando su futura víctima tenía 12 años de edad, reveló este lunes la Policía.

“Podemos decir con certeza que previó instalar una pequeña celda”, según los planos de construcción de su sótano, que presentó en 1978, dijo Franz Polzer, jefe de los investigadores en una conferencia de prensa en Amstetten en la que dio a conocer los últimos elementos de la investigación.

El sótano presentaba antes del secuestro de su hija, a finales de agosto de 1984, varias habitaciones vacías, sin ventanas ni sistema de ventilación. “Actualmente, para entrar en esa prisión, hay que abrir ocho puertas, cinco con llave; para las otras tres se necesitan conocimientos específicos en electrónica”, precisó Polzer.

Unos 30 investigadores proseguirán en los próximos días con el examen minucioso que llevaron a cabo, en la última semana, del refugio antiatómico construido en el sótano de la casa de Fritzl.

Josef Fritzl encerró allí a su hija Elisabeth --que desde los 11 tuvo que sufrir las agresiones sexuales de su padre-- cuando tenía 18 años. Declaró oficialmente la desaparición de su hija afirmando que se había ido de casa para entrar en una secta. “La cautiva y sus primeros hijos tuvieron que vivir en una habitación de unos 32 metros cuadrados” hasta 1993, indicó Polzer.