•  |
  •  |
  • EFE

La Justicia española condenó hoy a penas de entre 3 y 42.924 años a veintiuno de los veintiocho procesados por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid en una sentencia que absuelve a Rabei Osman El Sayed, "Mohamed El Egipcio", considerado uno de los instigadores intelectuales, y a otros seis acusados.

La sentencia atribuye la autoría de la matanza a "miembros de células o grupos de tipo yihadista" y descarta que detrás de los ataques contra los cuatro trenes estuviera la organización terrorista española ETA.

La mayor condena fue impuesta a Jamal Zougam y a Otman El Gnaoui como autores de 191 asesinatos consumados, mil 856 asesinatos en grado de tentativa y cuatro delitos de estragos terroristas.

El español José Emilio Suárez Trashorras, que facilitó los explosivos con los que se cometieron los atentados, es condenado por los ataques a los trenes y también por la muerte de Francisco Javier Torronteras y por el intento de asesinato de otros cinco agentes de las fuerzas especiales (GEO) que resultaron heridos en el asalto al piso en el que fueron rodeados y luego se suicidaron siete de los considerados autores materiales.

Tanto a Zougam como a Gnaoui y a Trashorras se les imputan además dos delitos de aborto, pero la penalidad que corresponde a este delito no está contemplada en el cuadro siguiente, hasta que el tribunal aclare cómo se computa.

Entre los absueltos están Rabei Osman El Sayed, "Mohamed el Egipcio", considerado por la Fiscalía autor intelectual de la masacre, y el español Antonio Toro, socio de Trashorras. Otro acusado, Brahim Moussaten, ya fue exculpado durante el juicio.