•  |
  •  |
  • END

Más de 5 mil personas de dos poblaciones del sur de Chile emprendieron un doloroso éxodo por tierra y mar para escapar de los estragos de la erupción del volcán Chaitén, mientras que los efectos de la columna de ceniza, de más de 30 kilómetros de altura, se sienten con gran intensidad en territorio argentino.

La fuerte actividad del volcán se mantenía ayer miércoles, pero con un cambio en la dirección de la columna de cenizas desde la noche del martes, que afectaría ahora a la localidad chilena de Palena y a la argentina Bariloche.

Los poblados chilenos de Chaitén, a los pies del volcán, y Futaleufú, a unos 70 km. de distancia, quedaron prácticamente despoblados tras concretarse una evacuación masiva ordenada por las autoridades luego del incremento de la actividad del macizo, que el martes levantó una columna de cenizas de más de 30 km. de altura.

En Chaitén, la totalidad de sus más de 4 mil habitantes dejó la localidad, y este miércoles sólo quedaban efectivos de la Policía y marinos, junto a un puñado de periodistas y fotógrafos.

Poblados totalmente desolados
Las calles del pueblo estaban desoladas y cubiertas por una densa capa de cenizas. Todo el comercio cerró e incluso el municipio trasladó sus oficinas hasta la ciudad de Puerto Montt, a unos 200 km. de distancia, según constató un periodista de la AFP.

Una imagen similar presentaba el poblado de Futaleufú, que se encontraba bajo unos 30 centímetros de cenizas, cuya inhalación es altamente nociva.

La mayoría de los evacuados abandonó sus hogares con mínimas pertenencias. Algunos lo hicieron contra su voluntad, ante la desesperación de dejar abandonadas las casas donde vivieron toda su vida, además de sus mascotas y otros animales.

“Por suerte alcanzamos arrancar, pero es angustiante no saber si tenemos casa y si nuestras cosas están donde las dejamos”, relató Deborah Sanhueza, que permanece en un albergue en Puerto Montt.

“No quería venirme, pero había demasiado ruido y las cenizas caían todo el día”, señaló por su parte Rosa Mayorga, una mujer de 62 años que también estaba albergada en Puerto Montt.

Según la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), el total de evacuados supera las 5 mil personas, la mayoría de las cuales se mantenía en casas de familiares o amigos. Unos 600 estaban en albergues, instalados en colegios de la isla de Chiloé y en Puerto Montt.

La presidenta chilena Michelle Bachelet les prometió a todos “soluciones integrales” y un mejor futuro.

Los habitantes de Chaitén que fueron evacuados a la isla de Chiloé lo hicieron a través de embarcaciones de la Marina, en un trayecto que duraba hasta cinco horas. El resto lo hizo por tierra hasta Puerto Montt.

En Futaleufú el traslado se realizó hacia localidades argentinas vecinas.

Para este miércoles estaba previsto, además, el traslado de entre 5 mil y 8 mil cabezas de ganado.

El sur de Argentina ha sido fuertemente afectado por la lluvia de cenizas, que este miércoles obligó a cancelar los vuelos desde Buenos Aires a esta región; mientras que en la provincia de Chubut se mantenía “la alerta y el operativo de precaución”, dijo una fuente gubernamental chubutense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus