•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Ministros de Energía de 12 países sudamericanos, algunos de ellos con importantes reservas de petróleo y gas, avanzaron este jueves en Caracas hacia la creación de un plan regional de seguridad energética en un momento en que el barril de petróleo bate récords.

En palabras del anfitrión, Rafael Ramírez, ministro venezolano de Energía y Petróleo, la energía es una "piedra fundamental" en el desarrollo de los pueblos y representa, junto a la cuestión de los alimentos, "el mayor factor de tensión en la economía mundial" en estos momentos.

"La energía es una cuestión prioritaria a la luz del precio actual del petróleo (...) y la situación, junto al tema de los alimentos, está provocando las tensiones económicas mundiales", explicó Ramírez, quien también preside la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Los 12 ministros y altos representantes instauraron con esta reunión el I Consejo Energético Sudamericano, destinado a fijar los pilares de un plan de acción regional sobre energía que será presentado el 23 de mayo en Brasilia en una cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).Tras el encuentro, todos los asistentes fueron recibidos por el presidente venezolano Hugo Chávez.

Ramírez subrayó que desde hace varios años, la seguridad energética latinoamericana se ha desarrollado de forma bilateral.

Así, el ministro citó los acuerdos que ha firmado Venezuela con los países presentes este jueves en Caracas: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam y Uruguay.

"Es importante resaltar que hay acuerdos que se van desarrollando en el seno de cada uno de los países que forman la Unasur, es decir, toda Sudamérica se está moviendo en torno al tema energético", aseguró el responsable venezolano.

Al mismo tiempo, se felicitó de la cooperación latinoamericana en la cuantificación de reservas en la Faja del Orinoco, en la que junto a PDVSA están presentes la brasileña Petrobras, Petroecuador, la chilena Enep, la uruguaya ANCAP, la cubana CuPet y la argentina Enarsa.

En la Faja del Orinoco, de más de 50 mil km2, se producen unos 600 mil barriles diarios de crudo, según cifras suministradas por Ramírez.

Esa producción actual corresponde a la explotación de empresas mixtas de PDVSA con petroleras extranjeras como la francesa Total, la británica BP, la noruega Statoil y la estadounidense Texaco.

"Nuestras empresas estatales de Sudamérica están participando en esta certificación de reservas. Ya tenemos la propuesta del plan de desarrollo y es uno de los ejes fundamentales del Tratado de Seguridad Energética para disponer, en materia de petróleo, de las reservas que se requieran para el desarrollo de nuestra región", indicó Ramírez.

En su intervención, el ministro también anunció que a finales de abril, Venezuela aumentó en 30.000 millones de barriles sus reservas probadas de petróleo, que se situaron en 130.000 millones de barriles, con el objetivo de llegar en 2009 a 235 mil millones de barriles.

Para el presidente de la Comisión de Energía y Minas de la Asamblea Nacional venezolana, Angel Rodríguez, los ministros de Energía de Unasur deben tener como prioridad el "impacto geopolítico del agotamiento del petróleo".

"Sin contar los yacimientos de petróleo no convencional de la Faja del Orinoco, queda en el mundo petróleo para 40 años (...). Nuestras naciones tienen que estar alerta. Las presiones y manipulaciones se incrementarán", advirtió durante el encuentro de ministros.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus