•  |
  •  |
  • END

SANTO DOMINGO / AFP

República Dominicana se prepara a escoger mañana, viernes, a su presidente y vicepresidente para los próximos cuatro años, en unas elecciones donde no faltan las dudas sobre la posibilidad de fraude de alguno de los partidos.

Aunque nadie hace una denuncia formal sobre la posibilidad de un fraude, cada cual insinúa que el adversario puede intentar tergiversar la voluntad popular, una realidad que recuerda páginas pasadas de los últimos 42 años de elecciones en este país.

“Este ejército no tiene la más mínima intención de hacer nada en contra de nadie, pero sí tiene toda la intención de no dejar hacer nada en contra nuestra”, advirtió el candidato opositor Miguel Vargas Maldonado, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD, socialdemócrata).

Vargas Maldonado hizo estas declaraciones ante más de 100 oficiales retirados que ejercieron funciones directivas en las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional en el último gobierno del PRD (2000-2004).


Quejas y protestas
El secretario general del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD, derecha), Reinaldo Pared, dijo que protestará ante la Junta Central Electoral (JCE) y se quejará ante la Organización de Estados Americanos, por lo que considera un elemento de perturbación de parte del partido rival.

El PLD, que apuesta por la reelección de Leonel Fernández, se prepara además para denunciar supuestos planes de “bellaquerías” de parte del PRD.

Mañana viernes, 5.7 millones de dominicanos tendrán derecho a escoger entre siete candidatos, pero Fernández (55%) y Vargas Maldonado (37%) son los que llevan más ventaja, según una encuesta de la firma Greenberg publicada el martes por el periódico Diario Libre.

Aunque desde 1996 no se producen elecciones traumáticas, persisten hasta la actualidad las denuncias de maniobras como la compra de documentos de identidad --exigidos a la hora de votar--, alteración de actas y compra de votos.

Para estas elecciones, por primera vez habrá urnas transparentes y unas casetas de votación donde se ve la espalda de la persona para evitar así engaños con las papeletas.


Innovación no bien vista
Pero hay otra innovación que ha causado protestas en la oposición. La JCE utilizará 800 equipos de escáner para la transmisión de los resultados desde los lugares con más de cinco colegios electorales. Así llegará rápidamente al centro de cómputos cerca del 50% de los sufragios.

Pero las localidades con recintos de muchos colegios son las más urbanas, y el PRD y otros consideran que la difusión temprana puede arrojar una percepción equivocada y difícil de revertir de los resultados.

Sin embargo, los observadores de la OEA son “muy optimistas”, según el jefe de la misión, José Octavio Bordón.

“Creemos que será un proceso muy positivo, por la excelente labor de la Junta Central Electoral y por la integración de hombres y mujeres del pueblo”, dijo Bordón.