•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El favorito para ser investido candidato demócrata para la presidencial en Estados Unidos, Barack Obama, recibió ayer miércoles el apoyo del ex aspirante a la Casa Blanca John Edwards, un respaldo bienvenido tras su derrota frente a Hillary Clinton en Virginia Occidental.

Edwards, que se había mantenido neutral tras retirarse de la carrera por la nominación demócrata en enero, es considerado portavoz de las clases medias blancas, lo que ayuda a Obama, que al obtener sólo 26% de los votos en Virginia Occidental mostró su serio déficit electoral entre blancos de origen modesto.

Edwards, cuyo apoyo a Obama fue confirmado por la campaña del senador negro, forma parte de un grupo de personalidades influyentes dentro del partido, junto a figuras como el ex vicepresidente Al Gore, que podrían jugar un papel determinante en la investidura.

Edwards, de 54 años, había señalado a principios de mes a la revista People que Obama quiere “realmente cambiar (las cosas) y aportar una nueva forma de hacer” política. “Creo que es un símbolo formidable tener a un afroamericano que puede llegar a ser presidente”, indicó.


“Líder nacional formidable”

Tom Daschle, ex líder del Senado que apoya a Obama, afirmó que Edwards es un “líder nacional formidable”.

“Y obviamente no es un secreto que estuvimos tratando de obtener su apoyo, el de sus seguidores y su consejo en esta campaña por largo tiempo”, dijo Daschle a CNN.

Además, Obama recibió el apoyo de cuatro “superdelegados”, que podrían decidir la nominación del candidato del partido.

Según el sitio independiente Realclearpolitics, Obama cuenta con 1,886 delegados contra 1,719 de Hillary Clinton, lo que lo sitúa muy cerca de la línea victoriosa de 2,025.

La ex primera dama, que venció al senador de Illinois por 67% a 26% en Virginia Occidental, aseveró este miércoles en una carta a sus seguidores que seguirá en la lucha por la nominación.

“No voy a ninguna parte, con excepción de Kentucky y Oregon, y Montana, Dakota del Sur y Puerto Rico”, dijo Clinton a CNN en referencia a las primarias demócratas que restan.