•  |
  •  |
  • AFP

El ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, advirtió este jueves que si Colombia se niega a integrase al Consejo Sudamericano de Defensa podría aislarse en la región, al comentar la cautela del presidente Alvaro Uribe para sumarse a esta iniciativa de Brasil.

Jobim comentó la mesura de Uribe en una conferencia de prensa luego de culminar este jueves una visita a Montevideo en el marco de una gira que también lo llevó a Chile y Argentina, para presentar la propuesta del Consejo Sudamericano de Defensa.

"Colombia tiene que tener presente que no sería nada interesante" quedar al margen porque "su no participación provocaría un aislamiento, lo cual no es positivo para cualquier país sudamericano, máxime cuando existe una cooperación bilateral muy fuerte entre todos", subrayó el ministro de Brasil.

Jobim, acompañado por el comandante del Ejército, general Enzo Martins Peri, y el comandante militar del Sur, general José Elito Carvalho, se reunió con con su par uruguayo, José Bayardi, los comandantes en jefe de las tres armas, teniente general Jorge Rosales (Ejército), general Enrique Bonelli (Fuerza Aérea) y almirante Juan Fernández (Armada), y el canciller Gonzalo Fernández.

El ministro brasileño explicó que el Consejo Sudamericano "no es una alianza militar clásica ni una fuerza militar de lucha, sino un ámbito de diálogo para articular posiciones" entre los ministerios de Defensa y los gobiernos de la región, bajo los preceptos de "confianza, transparencia y seguridad".

Observó que hasta el momento la iniciativa ha tenido dos clases de reacciones, "la más entusiasta de parte de los presidentes Rafael Correa (Ecuador) y Michelle Bachelet (Chile); y la más cautelosa de Alvaro Uribe (Colombia)", aunque sin llegar a rechazar en ningún momento la propuesta.

Al respecto, Jobim apuntó que la misma "no tiene decisión vinculante" y valoró la importancia que puede llegar a tener el nuevo cuerpo regional en materia de acciones humanitarias y desarrollo tecnológico.

Brasil propone una articulación de políticas regionales de defensa, la organización de ejercicios conjuntos y fuerzas de paz, así como un análisis conjunto de la coyuntura internacional y de situaciones regionales.

Jobim ya abordó el tema con sus pares de Venezuela, Guyana, Surinam, Colombia, Ecuador, Perú y Paraguay, y la semana próxima lo hará en Bolivia.

La iniciativa será formalizada por el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas, el 23 de mayo en Brasilia, ocasión en la que se aprobará el acta constitutiva de la Unasur.

El proyecto del Consejo de Defensa se impulsa en momentos en que Estados Unidos decidió restablecer, tras casi 60 años, la IV Flota, que funcionó entre 1943 y 1950 en América Latina y el Caribe.

Jobim le restó relevancia al anuncio y señaló que "no implica alteraciones en materia operativa", sino que se trata solamente de "una modificación organizacional" en la estructura del Comando.

Pese a que la Marina estadounidense insiste en que el restablecimiento de la IV Flota a partir del 1 de julio es una medida administrativa que no asigna ningún elemento de forma permanente a las fuerzas estadounidenses en América Latina, ha generado resquemores en algunos países, como en Cuba y Bolivia.

El anuncio estadounidense se produce cuando en América del Sur predominan gobiernos de izquierda -con varios de los cuales mantiene buenas relaciones- que a su vez hacen buenas migas con la Venezuela de Hugo Chávez, que mantiene pésimas relaciones con Washington.