Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ / AFP

Expertos en informática forense de Interpol dedicaron 4,000 horas al informe entregado ayer jueves que certifica la autenticidad de los archivos hallados en computadores del número dos de las FARC, Raúl Reyes, abatido por tropas colombianas en un campamento en Ecuador.

El secretario general de Interpol, Ronald Noble, precisó que el informe presentado por dos expertos de Australia y Singapur, es el resultado del examen de tres computadoras, igual número de memorias USB y dos discos duros externos entregados por el gobierno colombiano.

Según Bogotá, éstos fueron hallados en el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el norte de Ecuador, que sus tropas atacaron para dar muerte a Reyes.

“Utilizando herramientas forenses sofisticadas”, dijo Noble, los expertos encontraron que las ocho evidencias incautadas contenían más de 600 gigas de datos, 37 mil 872 documentos escritos; 452 hojas de cálculo y 210 mil 888 imágenes.

Igualmente, 22 mil 481 páginas web, 7 mil 989 direcciones individuales de correo electrónico, 10 mil 537 archivos de multimedida, de sonido y video, y 983 archivos encriptados.

“En términos no técnicos, este volumen de datos correspondería a 39.5 millones de páginas en Microsoft Word”, dijo Noble, tras señalar que “tomaría más de 1,000 años leer todos los datos si una persona leyera 100 páginas por día”.

Agregó que para el análisis de las pruebas “nuestros expertos enlazaron 10 computadoras simultáneamente y las tuvieron operando 24 horas al día, siete días a la semana por dos semanas. Eso para poder desencriptar los 983 archivos”. Además, anotó, “se dedicaron más de 4,000 horas para poder producir los reportes en español e inglés a tiempo”, dijo.


No hubo alteración
Según el funcionario policial, “con base en el examen forense, cuidadoso y completo, Interpol concluye que no hubo ningún tipo de alteración de los datos, de la evidencia computacional siguiendo a su incautación, el primero de marzo de 2008, por parte de las autoridades colombianas”.

Advirtió, finalmente, que en el examen pericial, se encontró que entre el 1 y el 3 de marzo, hubo acceso directo de las evidencias computacionales, por parte de la Policía colombiana, “para poder ver y descargar su contenido”, siguiendo los cánones internacionales en esa materia.