•  |
  •  |
  • END

YINGHIU / AFP

Las autoridades chinas dijeron ayer jueves que probablemente unas 50,000 personas murieron en el terremoto que azotó el sudeste del país, mientras decae la esperanza de encontrar supervivientes.

“Los muertos se calculan en 50,000”, informó la televisión estatal, que cita las últimas cifras publicadas por el Centro Nacional de Rescate y que superan ampliamente el anterior saldo de 15,000 muertos y 27,000 desaparecidos.

Se trata de la primera vez que el gobierno chino hace una estimación de la cifra de muertos, y ésta incluye a buena parte de las decenas de miles de personas sepultadas bajo los escombros, en lo que constituye una indicación de las pocas esperanzas de hallarlas con vida.

El sismo de magnitud 7.9 devastó el lunes la región montañosa de Sichuán y arrasó varias ciudades, siendo el peor sufrido por China desde el de Tangshan, cerca de Pekín, en 1976, que causó 242,000 muertos.

“Si hay supervivientes en semejantes condiciones, es una cuestión de suerte o un milagro” rescatarlos, dijo Zhang Zhoushu, Vicedirector del organismo oficial encargado de paliar los efectos de los terremotos.


Un rescate milagroso
En medio de la tragedia, ocurren milagros, como atestigua la niña de 11 años rescatada con vida este jueves tras pasar 68 horas sepultada entre los escombros de una escuela en Yingxiu, en el epicentro del sismo.

Unos 70 padres estaban esperando alrededor de los restos de la escuela primaria cuando los equipos de rescate oyeron la voz de la niña. “¡Es maravilloso, está viva!”, dijo un testigo del rescate de la niña, la segunda persona hallada con vida en esa escuela en la que había más de 500 estudiantes cuando se derrumbó.

China se ha mostrado reticente con las ofertas internacionales de equipos de rescate, y hasta ahora sólo aceptó la presencia de 31 técnicos japoneses, que llegaron este jueves.

Los expertos estiman que las operaciones de rescate han entrado en un momento crucial.

“A la mayoría de las personas se las salva en los primeros tres o cuatro días”, recordó Willie McMartin, director de la organización caritativa británica International Rescue Corps, que está en Hong Kong a la espera de recibir permiso para entrar en China.

“La gente puede sobrevivir hasta 15 días, pero en ese caso estamos hablando de milagros, y no ocurren muy a menudo”.


Llega Cruz Roja de Taiwan
Un avión de la Cruz Roja de Taiwan llegó ayer jueves a Sichuán, donde se confirma el balance de 19,500 muertos, con miles y miles de personas atrapadas bajo los escombros.

Mientras el ejército redoblaba los esfuerzos con más tropas y material, las autoridades revelaban que el sismo puso en peligro la seguridad de numerosas obras hidráulicas de Sichuán.

Concretamente, las autoridades detectaron riesgos en la seguridad de más de 400 embalses en cinco provincias, informó el jueves la televisión estatal citando a responsables.

En el plano logístico, el ministerio de Industria e Información chino lanzó un “llamado urgente” a la donación de herramientas y material de todo tipo para las tareas de rescate, ya que algunos socorristas carecen de instrumentos para abrirse paso entre las ruinas.