•  |
  •  |
  • EFE

Siete personas, entre ellas cinco policías, fueron detenidas por presunta participación en una banda que se dedicaba al “secuestro exprés” en el Estado de México, en el centro del país, informó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP, ministerio).

En el marco de un operativo antiasaltos, la Policía Federal interrumpió la marcha de tres vehículos que circulaban en convoy por la carretera Texcoco-Lechería, según un comunicado de la SSP difundido en las últimas horas.

Al recibir el alto, los tripulantes dijeron pertenecer a la Agencia Federal de Investigación (AFI), a la Policía Ministerial del Estado de México y a la Policía Judicial del Distrito Federal, y explicaron que estaban efectuando un operativo.

Sin embargo, según el comunicado de la SSP, al ser interrogados por separado todos cayeron en contradicciones sobre la actividad que supuestamente cumplían.

El “secuestro exprés” es una práctica bastante común entre los delincuentes mexicanos y consiste en retener durante unas horas a una persona, normalmente en un vehículo, y acompañarla a un cajero automático a extraer dinero de sus tarjetas bancarias.

Los detenidos son dos miembros de la Policía Judicial de Distrito Federal, dos comandantes de la Policía Ministerial del Estado de México, dos “madrinas” o “soplones” (personas que realizan actos ilícitos por encargo de los agentes y los suplantan), y un integrante de la AFI.

Los dos “madrinas” cuentan con antecedentes penales por robo a transeúntes.

La Policía incautó en los vehículos cuatro armas cortas, dos largas, 508 cartuchos de distintos calibres, 16 cargadores, 16 radioteléfonos celulares y un portafolio con 16 tarjetas bancarias y varios documentos de retiros bancarios.