Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Caracas / AFP

El gobierno venezolano envió este sábado una protesta oficial a Colombia por la “incursión ilegal de tropas del Ejército colombiano en territorio venezolano”, ocurrida el viernes, se informó mediante un comunicado oficial.

Según la nota enviada por la Cancillería venezolana, una unidad militar colombiana de 60 hombres “fue interceptada (...) a 800 metros de la línea fronteriza en territorio venezolano”, en el Estado de Apure (suroeste), y “fue obligada a abandonarlo inmediatamente”.

El gobierno venezolano exigió “al gobierno colombiano que vele por el cese inmediato de estas violaciones del derecho internacional, de la soberanía y de la integridad territorial de Venezuela, y aplique las sanciones correspondientes a los responsables de las mismas”.

La patrulla militar colombiana estaba al mando de un subteniente que se identificó como Jhonny Ocampo Jurado, según el comunicado venezolano, adscrito al “Batallón Especial Energético y Vial No 1, General Juan José Negro Velasco, con sede en la Base Militar Cubará, departamento de Arauca”.


Acto de provocación
La Cancillería en Caracas se refirió a la incursión militar “como un acto de provocación”, y expresó su preocupación porque “se produzca en momentos en que nuestro gobierno ha denunciado la política belicista del gobierno colombiano, que busca deliberadamente la desestabilización de la región”, señaló la nota de protesta.

Este jueves, el presidente venezolano, Hugo Chávez, puso en “profunda revisión” las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, luego de que la Interpol anunció que no fueron modificados archivos informáticos confiscados a la guerrilla de las FARC, y que según Bogotá, probarían nexos de Venezuela y Ecuador con esa guerrilla.

Venezuela cerró a comienzos de marzo su Embajada en Colombia, y expulsó al personal diplomático colombiano que se encontraba en Caracas, como respuesta a la incursión de fuerzas militares colombianas en territorio de Ecuador, en la que abatieron al número dos de la guerrilla de las FARC, Raúl Reyes, y donde se supone fueron recuperados los computadores.

Aquel desencuentro provocó el cierre de la frontera entre ambos países y de los puestos de control venezolanos que impedían el paso de camiones de Colombia, con el cual el intercambio comercial llegó a unos 6 mil millones de dólares en 2007.