•  |
  •  |
  • END

Los cuerpos sin vida de cuatro personas, al parecer ciudadanos estadounidenses, fueron encontrados la noche del domingo en una zona deshabitada de Playas de Rosarito (noreste de México) a bordo de un auto con matrícula de California, informaron autoridades locales.

Según reportes de la Policía local, los cuerpos sin vida de estas cuatro personas, tres afroamericanos y una mujer blanca, fueron localizados en el boulevard que une a Rosarito con Tijuana, en la frontera con Estados Unidos.

Dos de los cuerpos fueron localizados dentro de un lujoso vehículo con matrícula de California y los otros a menos de 20 metros. Todos mostraban impactos de bala en la cabeza, lo que es considerado como sello de los ajustes de cuentas del narcotráfico.

Si bien las víctimas no han sido identificadas, se presume que son extranjeros, probablemente estadounidenses, por sus características físicas y por el vehículo en el que fueron localizados.

De confirmarse la nacionalidad extranjera de las víctimas, éstas serían las primeras bajas de ciudadanos de otros países que cobra la inseguridad en esta región.

Frontera en vilo
Las pugnas entre los cárteles del narcotráfico mantienen en vilo a la zona fronteriza de México con Estados Unidos, en uno de cuyos puntos más calientes, Ciudad Juárez, un militar debió asumir como jefe de la Policía luego de que su antecesor fuera amenazado de muerte.

Roberto Orduña, un ex militar de elite, asumió ayer lunes la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad Juárez, luego de que su predecesor, Guillermo Prieto Quintana, dejó el cargo el domingo debido a las amenazas de muerte en su contra.