•   Boston, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El senador estadounidense Edward Kennedy, último hermano vivo del asesinado ex presidente John F. Kennedy, padece de un tumor cerebral maligno, informaron el sus médicos hoy, en el hospital de Boston (al noreste de Massachusetts) citados en un comunicado.

"Resultados preliminares de una biopsia del cerebro identificaron la causa del ataque (del sábado que obligó a Kennedy a hospitalizarse) como un glioma maligno en el lóbulo parietal izquierdo", dijeron los médicos Lee Schwamm, vicepresidente del servicio de neurología del Hospital General de Massachusetts y Larry Ronan, médico general en el mismo hospital, en un comunicado.

El tratamiento que corresponde en este caso es el de radioterapia y quimioterapia, señalaron los médicos, quienes agregaron que Kennedy, de 76 años, se encontraba con "buen ánimo y lleno de energía".

Schwamm y Ronan dijeron que todavía debían realizarse análisis y pruebas adicionales para determinar el mejor tratamiento para Kennedy.

El comunicado indicó que el patriarca del Clan Kennedy, que ostenta el segundo lugar en la permanencia en la cámara alta, con 45 años en el ejercicio de ese cargo, debe permanecer unos días más en el hospital.

El glioma es un tumor que puede tener naturaleza benigna o maligna, proveniente del tejido nervioso y, más específicamente, de la sustancia que sirve de sustento a las neuronas a nivel del sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal).

Edward 'Ted' Kennedy es el único hermano sobreviviente de los asesinados presidente John F. Kennedy (1961-1963) y del ex ministro de Justicia y candidato presidencial Robert F. Kennedy (muerto en 1968).

En 1980 intentó llegar a la Casa Blanca por su cuenta al intentar desbancar al impopular presidente Jimmy Carter (1977-1981), pero debió resignar esa decisión en la Convención Demócrata.

Muchos analistas creen que sus posibilidades de ser presidente se las llevó un accidente automovilístico que sufrió en 1969 en Chappaquiddick, donde su acompañante murió ahogada.

Fácilmente reconocible por su frondosa cabellera blanca, Kennedy es uno de los senadores más productivos, promotor de una multitud de iniciativas en el Congreso.

Ha dedicado buena parte de su vida política a defender causas como la salud, la educación, los derechos de los trabajadores y la reforma sobre inmigración. En los últimos meses se plegó a la campaña del precandidato demócrata Barack Obama y ha recorrido el país junto a su sobrina Caroline con el fin de expresar las semejanzas del senador por Illinois con su hermano, el asesinado presidente John Kennedy.

También se ha convertido en uno de los principales críticos del presidente George W. Bush, quien dijo que estaba "preocupado" por la noticia.

"Laura y yo estamos preocupados tras enterarnos del diagnóstico concerniente a nuestro amigo, el senador Kennedy", afirmó el mandatario en un comunicado.

"Ted Kennedy es un hombre de un coraje extraordinario, de una fuerza destacable y de un espíritu inspirador. Nuestros pensamientos están con el senador Kennedy y su familia en este periodo difícil", agrega Bush.

Tanto Obama como los demás candidatos presidenciales, la demócrata Hillary Clinton y el republicano John McCain, rindieron homenaje a Kennedy.

"Le hablé hace dos días (ndr: después de la hospitalización), nos reímos juntos", dijo Obama, antes de subrayar las cualidades de animal político de Ted Kennedy.

Clinton, la adversaria de Obama, dijo por su parte que "el coraje y la determinación de Ted Kennedy son incomparables, y le hicieron uno de los parlamentarios más grandes de la historia del Senado".

"Describí a Ted Kennedy como el último león del Senado, y pienso en ello porque es uno de los miembros más eficaces del Senado", añadió el republicano McCain, con el que trabajó en una ambiciosa reforma migratoria que fracasó hace dos años.