•  |
  •  |

El presidente de EEUU, George W. Bush, anunció un cambio de política que permitirá a los estadounidenses enviar teléfonos celulares a Cuba, con la esperanza de que ello impulsará al régimen de la isla a dar mayor libertad de expresión a sus ciudadanos.

''Ya que Raúl (Castro) está permitiendo que los cubanos tengan teléfonos celulares por primera vez, vamos a cambiar nuestra política para permitir que los (norte) americanos envíen celulares a familiares en Cuba'', dijo el presidente en la Casa Blanca durante una ceremonia para conmemorar el Día de Solidaridad con Cuba.

''Si Raúl habla en serio sobre sus reformas en Cuba, permitirá que estos teléfonos lleguen al pueblo cubano'', agregó Bush. ''A través de estas medidas, Estados Unidos extiende una mano al pueblo cubano''.

Embargo continúa

Dan Fisk, director de asuntos hemisféricos del Consejo Nacional de Seguridad, explicó que esto no significa flexibilizar el embargo económico sobre la isla.

El presidente también reiteró su ofrecimiento de proporcionar computadoras a Cuba, a través de ONG y grupos religiosos, ''si las autoridades cubanas ponen fin sus restricciones al acceso a la internet''.

Raúl Castro ha levantado las restricciones que prohibían que los cubanos tuvieran celulares a sus nombres, se hospedaran en hoteles para turistas o compraran DVD, computadores, o tostadoras.

Bush calificó estas reformas de ''colmo de la hipocresía''. ''Para que eso tenga impacto, debe ser acompañado con reformas económicas importantes, para abrir el mercado cubano, para que las familias tengan verdaderas opciones en cuanto a lo que compran ... tener un sistema de empresa libre para que la gente pueda disfrutar del fruto de su labor'', añadió.

A la ceremonia asistieron familiares de disidentes cubanos, así como congresistas y miembros del gabinete de Bush.